El nuevo retablo para el Cristo de la Sangre estará concluido en noviembre
JESÚS SPÍNOLA El hermano mayor de San Benito y los hermanos Caballero, ayer ante el retablo
Jueves, 25-09-08
FERNANDO CARRASCO
SEVILLA. Casi siete metros de alto y más de tres de ancho. Ésas son las medidas del nuevo retablo para el Cristo de la Sangre, titular de la Hermandad de San Benito y que ayer fue presentado a falta de los últimos retoques. Un retablo inspirado en el barroco sevillano, al estilo de los que se hicieron en el siglo XVII, y que ha sido realizado por el taller de Hermanos Caballero.
En el día de ayer, Manuel Bermudo, acompañado de su junta de gobierno, y los hermanos Caballero -Manuel, Federico y Curro-, dieron a conocer los pormenores de esta obra, realizada en madera de cedro real que, como indicó Manuel Caballero, «no se pica, no se dobla y no le entra la polilla».
Al acto acudieron hermanos mayores antiguos de la corporación del Martes Santo, caso de Manuel Rodríguez Hidalgo y Luis Arjona Major; el cantante Pascual González -hermano de San Benito-; el hermano mayor de Montesión, Rafael Buzón; el imaginero Juan Antonio Blanco Ramos, que realizará los dos ángeles que culminan la parte superior del retablo; y los orfebres Juan Borrero y Ramón León, así como el consejero de la Sección de Glorias del Consejo, Andrés Martín Angulo.
Manuel Caballero señaló que el diseño de este retablo es obra de su sobrino Óscar, y se ha realizado «pensando en el estilo de la hermandad y en el del paso del Cristo de la Sangre. No se trata de un retablo tipo dosel, sino que contiene volúmenes muy fuertes y acentuados».
Completamente tallado
Asimismo, el retablo está tallado tanto exterior como interiormente, rematado en la parte superior con una gran cartela (dedicada a los donantes de sangre), que irá inclinada habida cuenta de las dimensiones del altar.
Por lo que respecta a las columnas, son compuestas, siendo el centro de las mismas de estilo salomónico. Como detalle, cabe destacar que en las pilastras de atrás se han representado los escudos primitivos de San Benito.
El centro del retablo puede ser movido, lo que facilitará la subida y bajada del Crucificado, que no estará pegado a la parte trasera, sino que quedará en el aire.
La mesa de altar estará completamente cubierta de azulejos, que han sido realizados por el ceramista Manuel Ruiz, quien además ha llevado a cabo el zócalo que flanqueará al retablo.
Expuesto a los hermanos
Manuel Bermudo Parra, hermano mayor de San Benito, precisó que el retablo se expondrá, desmontado, durante los días del triduo sacramental de la corporación del Martes Santos -21, 22 y 23 de octubre-. «Con ello queremos que los hermanos contemplen pormenorizadamente las distintas piezas que lo conforman, antes de que sea montado totalmente.
Este hecho ocurrirá el próximo mes de noviembre, concretamente el día 10, y así permanecerá hasta, aproximadamente, después de la Semana Santa de 2009, que es cuando la junta de gobierno quiere que comience a dorarse.
En este sentido, Manuel Bermudo anunció que todavía no se ha decidido quién ejecutará el dorado del retablo. «Lógicamente, los distintos profesionales quieren ver el retablo totalmente terminado para hacerse una idea del presupuesto».
«Por ahora no hemos tomado ninguna decisión -abundó el hermano mayor-, aunque no queremos precipitarnos. No hay fecha establecida para el dorado, pero queremos hacerlo cuanto antes».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...