Publicado Domingo, 26-10-08 a las 07:33
La adopción internacional se complica a velocidad vertiginosa. Cada día aparece un nuevo inconveniente, un nuevo requisito o una nueva traba burocrática al deseo de incorporar un niño extranjero, como hijo, a la familia. Ayer mismo, la consejera de Igualdad, Micaela Navarro, afirmó que la Junta «extremará» las precauciones a la hora de adoptar niños procedentes del extranjero para que vengan a Andalucía.
Aclaró, sin embargo, que la suspensión de nueva solicitudes de adopción influye a aquellas familias que piensen adoptar pero aún no hayan cumplido los trámites, si bien aquellas otras que ya los hubieran iniciado podrán ir a Rusia a recoger los niños adoptados «con absoluta normalidad».
En cualquier caso, España es uno de los países que más niños adopta, sólo superado por Estados Unidos. En Andalucía el número de adopciones procedentes de fuera de España es también muy alto: más de 600 al año. Sin embargo, es posible que los datos finales de 2008 no sean iguales ya que la mayor parte de los niños adoptados en Andalucía proceden de China, en primer lugar (cien niños sólo en el primer semestre de este año), y Rusia, en segundo(73 adoptados en el primer semestre), y en ambos países, por diferentes circunstancias las posibilidades de adopción se han reducido ahora drásticamente.
En el caso de Rusia confluyen en la actualidad dos impedimentos: por una parte, la reciente congelación por parte de la Junta de Andalucía de los expedientes de adopción por libre (los que emprenden las familias directamente sin contratar los servicios de una Ecai) tras haberse detectado fraude en algunos expedientes; el segundo es la dificultad a la que se enfrentan las Ecais (entidades colaboradoras de adopción internacional) para que Rusia las acredite y les permita representar en el país a las familias andaluzas que quieren adoptar. Esta dificultad se traduce en el momento actual en que sólo hay una entidad acreditada, Creixer Junts, y que esta entidad está colapsada por los múltiples expedientes que tiene en cola para tramitar por lo que «de momento» no acepta nuevas peticiones. Hasta hace poco había otra entidad acreditada, Interadopt, pero en septiembre Rusia le denegó la renovación de la acreditación.
La libre, la única vía real
Con este panorama, la única vía real que tenían las familias para adoptar un niño ruso era hacerlo por libre, tramitando ellos directamente en Rusia su expediente. Y esto es lo que la Junta tras detectar los fraudes y a la espera de que la Policía resuelva el caso y aclare su alcance, ha dejado bloqueado.
Las condiciones que pone Rusia a la adopción internacional no son especialmente duras, y esta es quizás una de las razones, además de por la relativa cercanía del país, por lo que muchos andaluces prefieren traer un niño ruso que uno sudamericano o africano. Sin embargo, Rusia sí pone duras trabas a las entidades colaboradoras o Ecais a las que en los últimos años les ha suspendido la acreditación para ser mediadoras en las adopciones varias veces, causando con ello la paralización de los expedientes que tramitaban.
Un factor a tener en cuenta en la progresiva dificultad para adoptar en Rusia es el rechazo que produce en su opinión pública que sus huérfanos salgan del país. Por el otro lado, las autoridades rusas no pueden dejar de sopesar el dato concreto: 750.000 huérfanos pendientes de adopción. Y mientras las campañas del gobierno para propiciar la adopción interna no fructifiquen, la adopción internacional es un mal menor para el país.
País preferido en 2008
Pese a todas estas dificultades, Rusia ha sido en el primer semestre de 2008 el país preferido por las familias andaluzas a la hora de elegir la procedencia de un hijo adoptado: de los 663 expedientes que se han tramitado en el primer semestre 304 lo han sido para este país, según datos de la Junta. La mayor parte de estos expedientes han sido tramitados por Ecais (304) y no por la vía libre (68)
China, el primer país de procedencia de los menores adoptados en Andalucía, ha endurecido las condiciones por una sencilla razón: recibe más solicitudes de niños en adopción que niños disponibles, por lo que desde 2007 cambió las condiciones que exigía a los padres adoptantes. Así, ya no aceptan la adopción por solteros, sólo las de parejas de hombre y mujer que lleven casados un mínimo de dos años. Si alguno de los miembros de la pareja ha tenido un matrimonio previo, el periodo mínimo de convivencia con la actual pareja sube a cinco años. Es más, no admiten solicitudes de parejas si alguno de los miembros de la misma ha tenido más de dos matrimonios anteriores.
Respecto a la edad exigen que los dos miembros de la pareja hayan cumplido los 30 años y no superen los 50 años. Las autoridades chinas incluyen en sus exigencias una larga lista de enfermedades y discapacidades que impiden adoptar. Entre ellas está que el índice de masa corporal supere el 40%. No quieren gordos.
Respecto al nivel económico de los futuros padres exigen: que uno de los dos miembros tenga un trabajo estable; que los ingresos anuales de la familia superen los 10.000 dólares USA (unos 7.700 euros) por miembro, incluido el futuro niño adoptado. Además el valor de los bienes de la familia debe ser al menos de 80.000 dólares USA (más de 65.000 euros). Los solicitantes deben tener una instrucción como mínimo de Bachiller Superior o Formación Profesional.
Más países con restricciones
No sólo Rusia y China están endureciendo las condiciones de adopción, otros países están imponiendo nuevas barreras. Es el caso de Filipinas que ha suspendido las adopciones a solteros que antes permitía; Corea del Sur también ha paralizado las adopciones internacionales en favor de las nacionales; asimismo, Nepal, tras el último cambio de Gobierno ha decidido que mientras no exista una nueva regulación no seguirá con la tramitación de los expedientes de adopción internacional y no sólo no acepta nuevos sino que tiene paralizados los que ya estaban allí. Rumanía, por su parte, las prohibió poco antes de su entrada en la UE. Y en general en todos los países del este europeo se han introducido severas cortapisas a la salida de niños al extranjero. En Africa, por ejemplo, la República del Congo ha cancelado las adopciones, como ya había hecho en su día Sudáfrica que tiene como norma general prohibir renunciar a un niño con fines de adopción.

Enviar a:

¿qué es esto?