Jueves, 09-04-09
J.G.
SEVILLA. Una mujer de 36 años de edad, identificada como Eva María C.O., ha sido detenida por la Policía en un bar del barrio de Heliópolis después de que, durante cuatro horas, mantuviera a su hijo de tres años encerrado en el coche mientras ella tomaba copas hasta llegar al estado de embriaguez.
Lo que hubiera podido convertirse en una tragedia, debido al estado en que la Policía encontró a la mujer, fue descubierto gracias a la actitud colaboradora de un transeúnte que, hacia las doce y media de la noche, al pasar por la plaza de Los Andes, se percató de que en el interior de un vehículo cerrado a cal y canto había un niño pequeño llorando a lágrima viva.
Alarmado, el hombre llamó entonces al 091 y puso los hechos en conocimiento de la Policía.
Hasta el lugar se desplazó entonces una dotación de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, cuyos agentes confirmaron que, efectivamente, en el coche había un niño de corta edad, aunque en aquel momento ya dormía.
A partir de ese momento, los policías pusieron su empeño en localizar a los padres del menor, aunque todos sus esfuerzos resultaron infructuosos.
Búsqueda bar por bar
Ante lo negativo de la gestión y dado que en la zona donde se encontraba el coche había varios bares, los funcionarios tuvieron que recurrir al paciente sistema de ir uno por uno indagando acerca de quien pudiera tener un coche de las características del que ocupaba el menor supuestamente abandonado.
La sorpresa llegó cuando quien se identificó como propietaria del coche en cuestión era una mujer de mediana edad que presentaba evidentes síntomas de haber ingerido alcohol hasta el punto de que tenía problemas para mantener la verticalidad e incluso para comunicarse, ya que su habla era balbuceante
La mujer, que fue identificada como Eva María C.O., de 36 años, reconoció ante los policías que era la madre del pequeño y que estaba tomando unas cervezas con unos amigos, pero se justificó asegurando que «salía cada dos horas del bar para ver al niño».
En ese momento, los agentes procedieron a la detención de la mujer, que en todo momento mostró una actitud poco colaboradora, según señalaron ayer fuentes policiales.
La investigación posteriormente realizada acerca de la mujer permitió comprobar que ésta llevaba más de cuatro horas en el bar, al que había llegado alrededor de las ocho y media de la tarde.
Durante ese tiempo, el pequeño estuvo encerrado y abandonado negligentemente dentro del vehículo, «careciendo de los cuidados más elementales», según las citadas fuentes, que asimismo han hecho constar los «riesgos mayores» a los que estaba expuesto el menor, debido al estado de embriaguez en el que se encontraba su madre.
Una vez tramitadas las diligencias policiales, la detenida fue puesta a disposición de la autoridad judicial como autora de un presunto delito de abandono de menores.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...