José Antonio Santos: «Nadie me va a restituir ese año de mi vida en la cárcel»
Losé Antonio Santos Barragán, denunciado por su ex pareja por malos tratos; ha cumplido once meses en prisión, siendo falsas las acusaciones FOTO: JULIAN DE DOMINGO
Martes, 02-06-09
Cuando en 2008 quedó en libertad tras comprobarse que su mujer, que le había denunciado, se había causado ella mismas las lesiones de las que le acusaba, el asunto levantó ampollas. Ahora, el que la juez haya archivado la causa contra este hombre que pasó once meses en la cárcel siendo inocente y haya deducido testimonio, contra la supuesta víctima, por un presunto delito de acusación falsa, ha hecho que la Ley de Violencia de Género esté en el punto de mira.
José Antonio Santos Barragán. de 39 años de edad, está muy satisfecho por la decisión del juez de archivar la causa lo que demuestra su inocencia que desde 2005 defiende a capa y espada.
Se casó con Raquel Valle en 1995 y se separó de ella en 2000.Vivían en San Juan de Aznalfarache. En 2005, cinco años después de la separación y cuando él ya estaba con su actual compañera, con la que nunca ha tenido problemas de ningún tipo, comenzaron las acusaciones falsas de malos tratos. En diciembre de 2005 la falsa víctima presentó su primera denuncia.
«Soy un luchador nato»
Después de un calvario de denuncias falsas José Antonio Santos ingresó en prisión acusado de malos tratos en febrero de 2007 y permaneció en ella hasta enero de 2008. Sobre la cárcel es tajante: «Nadie me va a restituir ese año de mi vida». Confía en la Justicia pero critica la Ley de Violencia de Género: «Por supuesto que tengo confianza en la Justicia, pero la Ley debían cambiarla». Piensa que sólo protege a la mujer y que deja «indefenso» al hombre.
La decisión de archivar la causa le ha supuesto que se acabe el tormento, que reconoce que ha sido muy duro en lo personal, aunque él siempre ha mantenido la moral alta: «Nunca he bajado el ánimo. Siempre he luchado por mi inocencia». En esa actitud positiva ha sido decisivo el apoyo de los suyos: «Mi familia siempre me ha apoyado y también el pueblo de San José de la Rinconada donde se han recogido hasta firmas defendiendo mi inocencia». Ahora vive con su compañera en Umbrete y tiene de nuevo trabajo como pulidor: «Estoy intentando rehacer mi vida y salir para adelante porque soy un luchador nato». Ha pedido el divorcio, porque solo estaba separado de Raquel Valle. Su relación con el hijo de ambos, de 11 años, es prácticamente inexistente.
Cinco años después de la separación fue cuando Raquel Valle inició el camino de las denuncias falsas acusando a su marido de malos tratos y de querer matarla. Las cosas llegaron a un punto en el que la juez que llevaba el caso decretó el ingreso en prisión de José Antonio. Aunque él estaba en la cárcel, ella seguía poniendo denuncias por agresiones. Incluso llegó a decir que le enviaba matones o sicarios para hacerle daño. Uno de los acusados, que no tenía relación alguna con él y ni siquiera lo conocía, llegó a ir a la cárcel acusado de agredirla por orden de su marido.
El «error» de autolesionarse
Fernando Retamar Parra, el abogado defensor de José Antonio Santos, señala que comenzaron a ver cosas raras en la actuación de la demandante. Retamar, que afirma que ha sido una satisfacción defender a José Antonio, fue designado abogado de este hombre por su familia cuando él estaba en prisión.
Dice el abogado que sospechaban que algún día la mujer cometería un error. Lo hizo en la última denuncia que presentó ante todos los medios de comunicación el año pasado, cuando aseguró que había sido agredida brutalmente en su domicilio del Parque Alcosa.
José Antonio fue detenido y la juez de guardia pidió a la Policía Judicial un informe exhaustivo en el que se apreciaron múltiples contradicciones entre lo denunciado y lo que la inspección ocular demostró. Afirma Retamar que la juez al mismo tiempo pidió un informe al médico forense y este igualmente observó contradicciones entre la forma en que había sido agredida según contaba y la realidad, dictaminando finalmente que podían ser autolesiones o lesiones simuladas. Fue en abril del pasado año cuando la jueza dejó en libertad a José Antonio Santos al considerar que las lesiones se las había provocado ella misma. Desde entonces Raquel Valle no ha vuelto a poner más denuncias.
Ahora el juez ha dictaminado que no existen elementos suficientes para encausar a José Antonio y solicita el archivo provisional de su causa que ya ha sido recurrido por Raquel Valle y la Audiencia tendrá que pronunciarse. Además el juez ha deducido testimonio por un presunto delito de denuncia o acusación falsa contra la supuesta víctima y José Antonio se ha sumado a ello como acusación particular. Señala el abogado que respecto a los once meses de prisión «cabe interponer las acciones que nos correspondan en resarcimiento del daño».
Fernando Retamar no critica la ley. Al revés, dice que el que se haya archivado la causa es el triunfo de la ley «a pesar de los pesares, seguimos teniendo un sistema bueno». Señala que la ley es conforme a la Constitución y que la discriminación positiva no interfiere en el principio de igualdad «La Ley no es mala pero hay que dotarla de filtros, mecanismos y asesoramientos para que no llegue a estos extremos. Necesita rodaje y especialización».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...