El joven sevillano que murió en la barbacoa de Cádiz se pinchó como un alarde ante sus amigos
Los servicios de emergencia actuaron en un centenar de ocasiones. LA VOZ
Actualizado Martes, 18-08-09 a las 15:51
Las investigaciones iniciadas en relación a la muerte de un joven sevillano de 24 años que resultó con heridas de arma blanca en la noche de las barbacoas del Carranza en Cádiz, determinaron que el suceso fue accidental.
Fuentes cercanas a la investigación explicaron a Europa Press que el suceso fue accidental, llegando a ser calificado de "infortunio" por el especialista forense que practicó la autopsia al cadáver.
Según las mismas fuentes, el joven se hirió con un corte de navaja de apenas un centímetro que, sin embargo, seccionó una arteria provocándole la muerte.
Finalmente, indicaron que la investigación policial está cerrada y que, una vez practicada la autopsia, el cuerpo quedó a disposición de los familiares del fallecido.
De Los Pajaritos

El joven fallecido, vecino de la barriada hispalense de Los Pajaritos, fue enterrado a las 11. 15 horas de hoy en el cementerio de San Fernando de la capital.

No hubo discusión ni pelea. En eso parecen coincidir todos los testigos del suceso que acabó con la vida de un joven tras la barbacoa del pasado sábado en la playa de La Victoria. Según ha podido saber La Voz de Cádiz, las primeras declaraciones coinciden en que el motivo que le llevó a autolesionarse y a clavarse una navaja en el pecho fue trivial.
Al parecer, resultó ser más un alarde, una demostración de hombría ante uno de sus amigos, al que quería ratificar que estaba dispuesto a defender en cualquier situación. Y, para dar fe de ello, se llevó la navaja al pecho y se la clavó, según se ha podido conocer de diversas fuentes.
Tan poco profunda fue la herida —apenas un centímetro y medio— que ni el joven ni la media docena de amigos que le acompañaban le dieron mayor importancia, ya que ni siquiera sangraba en abundancia. Según los primeros testimonios, quienes le acompañaban le acercaron a la orilla y le refrescaron para regresar a la fiesta. Sin embargo, el pinchazo había provocado daños de gravedad.
Afalta de conocerse el informe de la autopsia, parece que el arma, de pequeñas dimensiones, le pudo afectar a una arteria y a la pleura debido a la extrema delgadez de la víctima.
Hemorragia
Al parecer, la herida derivó en una hemorragia interna de la que nadie se percató hasta pasada una media hora, cuando el estado del joven fue empeorando y despertó la alarma entre sus conocidos. Fue entonces, cuando decidieron llamar a una ambulancia.
A las cuatro menos veinte de la madrugada, el 112 recibía la llamada y acudía al lugar de los hechos, donde se lo encontraba en parada cardiorespiratoria y sin pulso por hemoneumotórax y procedía a su reanimación. El joven ingresó aún con vida en el Hospital Puerta del Mar, pero su situación fue degradándose a lo largo del domingo hasta fallecer a principios de la tarde. El joven se había trasladado desde la conocida barriada de Las Tres Viviendas de Sevilla, donde vivía, hasta Cádiz con varios familiares y amigos para unirse a la multitudinaria celebración de las barbacoas.
Ésta fue la actuación más importante que realizaron durante la noche del sábado los servicios de emergencias, los cuales también tuvieron que actuar en más de un centenar de ocasiones.
La mayoría de ellas estuvieron relacionadas con las intoxicaciones etílicas y en doce de estos casos tuvieron que realizarse traslados al hospital. Asimismo, la Policía Local también se vio obligada a actuar en varias reyertas que no ocasionaron mayores consecuencias y relacionadas en muchos casos con la negativa de los asistentes a abandonar la playa a la hora prevista.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...