El carril bici representa una indudable ventaja para los ciclistas, pero su diseño, con falta de visibilidad patente para los conductores, y la rapidez con la que algunos circulan hacen que en algunas zonas, sobre todo cruces, supongan todo un peligro
¡Alerta, carril bici!
Cruce de la calle Sierra Nevada con Recaredo. ROCÍO RUZ
El modelo como excusa
El sector del taxi ha trasladado al equipo de Gobierno su preocupación por esos puntos críticos del carril bici. Fernando Morales, presidente de la Unión Sevillana del Taxi, señala que en su día comentó con el primer teniente de alcalde, portavoz de IU y delegado de Infraestructuras para la Sostenibillidad, Antonio Rodrigo Torrijos, la situación pero que éste, «con su filosofía decimonónica», no le dio solución alguna, sólo defendió el proyecto de movilidad y la red de carriles bici creada.
Actualizado Lunes, 31-08-09 a las 14:52
El recorrido de los carriles bici existentes en la ciudad, además de restar espacio para el peatón, en la mayoría de las ocasiones, y el coche, en las menos, ha tenido una ventaja indudable: una mayor seguridad para los ciclistas que, en muchos trayectos, ya no tienen que sortear coches para trasladarse por la ciudad. Esa tensión sin embargo se ha trasladado en gran parte a los conductores, que cuando hacen un giro o quieren salir a una calle por donde discurre esta vía reservada, tienen que frenar y torcer el cuello para ver no ya sólo si pasa un ciclista sino si alguno no viene a una distancia y una velocidad que suponga un riesgo.
Los que más sufren esta situación, porque conducir es su trabajo, son los taxistas. El presidente de la Unión Sevillana del Taxi, Fernando Morales, comenta que hay accesos desde el centro a la Ronda Histórica en los que la estrechez de la calle y la proximidad del carril hacen que en muchas ocasiones tengan que casi invadirlo para ver si viene alguien, mientras que en otras zonas de la ciudad, aunque son vías anchas, en los cruces, la densa vegetación impide ver con claridad si se aproxima un ciclista.
Comenta Morales que hay paradas en las que el carril bici está justo al lado de la parada de taxis, lo que hace que, necesariamente, el cliente tenga que invadir el mismo para poder abrir la puerta del coche; la situación ha provocado algún que otro enfrentamiento verbal entre usuarios, taxistas y ciclistas, cuando éste ha respondido con gritos y malos modos a la invasión de su vía reservada. La situación es general en toda la ciudad pero hay casos más que llamativos que relatamos a continuación:
En La Palmera. En esta vía, el carril bici discurre en paralelo a la calzada hasta que se separa de ésta por un espacio para aparcamientos. No obstante, presenta cuatro puntos cuando menos arriesgados: el cruce con la avenida de Molini, a la altura de los Monos, donde al girar a la derecha los árboles impiden ver si viene algún ciclista; lo mismo ocurre en el cruce con Isaac Peral, Páez de Ribera y Padre García Tejera.
Ronda Histórica. En este caso uno de los puntos más críticos se localizaba al salir de la calles Sierra Nevada y Guadalupe hacia Recaredo, en la zona de la plaza Carmen Benitez, donde los conductores no tienen más remedio que invadir el carril bici para acceder a la ronda. El problema se ha resuelto al poner un semáforo. Los problemas siguen patentes sin embargo en el giro a la derecha desde Menéndez Pelayo para Eduardo Dato o al salir desde la Plaza de Santa Cruz hacia la avenida Menéndez Pelayo, en este punto los taxistas reclaman o bien un semáforo o un espejo que aumente la visibilidad.
Santa Justa. Aquí los principales problemas están en el cruce del carril bici con la calzada de salida de la Estación Santa Justa, donde, a parte de que muchos ciclistas van a gran velocidad se encuentran con el problema de que hay muchos coches aparcados y los primeros salen de entre ellos como si tal cosa.
León XIII. Existe una parada de taxis en el cruce con la calle Muñoz León muy próxima al carril bici
Nervión. La parada de taxi del Hotel Los Lebreros está colindante con el carril bici y eso provoca no pocos problemas cuando un cliente abre la puerta invadiendo el carril.
Sevilla Este. Las adelfas dificultan la visión de los ciclistas en buena parte de las avenidas y especialmente, en la confluencia de avenida de la Aeronáutica con avenida del Deporte.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...