Lunes , 18-01-10
La portavoz y delegada de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Maribel Montaño, negó ayer que los ajustes presupuestarios en la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) y en el Teatro de la Maestranza afecten al «modelo cultural» de la ciudad, en referencia a las declaraciones hechas a Europa Press por el portavoz de Cultura del PP en el Parlamento andaluz, Antonio Garrido, en las que concluyó que «si reduciendo el presupuesto se garantiza la calidad, es que antes se ha estado despilfarrando».
Montaño replicó a Garrido que «el avance del modelo cultural de nuestra ciudad no se verá constreñido por estos reajustes presupuestarios, ya que su solvencia y consolidación es irreversible, estando reconocido en el ámbito nacional e internacional». Para la delegada de Cultura, la derecha en Sevilla «nunca abogó por la cultura» en la ciudad «más allá de los tópicos estereotipados» y por ello criticó que ahora «su interés se centre en la intención malquista de intentar sacar rédito político de todo, incluso faltando a la verdad y obviando los auténticos intereses de la mayoría de los sevillanos».
Con respecto a la ROSS, Montaño destacó que el Ayuntamiento había aumentado su aportación en un 12% en los últimos tres años, pasando de tres millones a tres millones y medio de euros, lo que, «junto a que el año pasado se tuvo que hacer frente a una gira europea que en el presente curso no se producirá, garantiza que el reajuste presupuestario no suponga ningún tipo de menoscabo a la actividad de la ROSS».
Por su parte, Antonio Garrido señaló que si quitando a la ROSS «casi un 20 por ciento en el presupuesto para el ejercicio 2010 se garantiza la calidad, es que antes se ha estado despilfarrando», y agregó, que «esta afirmación de Montaño es un sofisma, es absurda y deja al político a los pies de su propia incompetencia». Además, insistió en que se trata de una reducción «demasiado importante», que, añadió, «tiene un valor simbólico, y es que el Ayuntamiento de Sevilla no está por su Orquesta».
Respeto a la Junta
Garrido manifestó su «respeto» hacia la Junta de Andalucía, que ha mantenido su aportación, que alcanza los tres millones de euros, a pesar de la crisis. Además, tachó al Ayuntamiento de «insolidario» e instó «al mantenimiento de la cultura», ante «el retroceso evidente en la política cultural municipal». En este sentido, dijo que «se puede reducir en muchas cosas como viajes o gastos de representación, entre otros».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...