Miércoles , 20-01-10
Los sevillanos parecen haber hecho caso a las recomendaciones de Facua en relación con la nueva tarificación que a primeros de año ha empezado a aplicar la empresa pública del agua Emasesa y ayer en varias oficinas de empadronamiento de la ciudad las colas eran muy llamativas, como en el caso del distrito Sur, donde la hilera de consumidores daba varias vueltas al edificio municipal.
El caso es que Emasesa va a estrenar este año un nuevo modelo de facturación pionero en España en el que para cobrar se tendrá en cuenta el número de habitantes de cada vivienda. Esto hará, según la asociación de consumidores, que si los titulares de la factura tienen empadronados a menos habitantes de los que realmente hay en la vivienda su factura se podrá elevar a más del doble de lo que pagarían si los datos del padrón fueran los reales. Ante esta situación, los residentes en la capital se han aprestado a verificar y modificar, si es necesario, los datos del padrón para tratar de reducir gastos.
La factura de Emasesa tiene dos partes, una fija y otra variable y esta última se aplica de forma progresiva, con tarifas más altas para los consumidores que superen determinadas cantidades máximas. También se bonificará en la tarifa a aquellos hogares que no superen los 3 metros cúbicos de consumo por habitante y mes.

Enviar a:

¿qué es esto?