Córdoba


Valoración:
Las «setas» de la Encarnación costarán ahora a cada sevillano 143 euros
En el proyecto inicial, las «setas» estaban recubiertas de metal y no de madera. GOGO LOBATO
Los vecinos hablan

Vecinos de la Encarnación afirmaron ayer que el tiempo les está «dando la razón» en su rechazo al «engendro» de Metropol-Parasol, proyecto que «ya se pensaba que iba a dar problemas e iba a ser muy costoso, además de que no pega para nada». afirmó en declaraciones a Europa Press el portavoz de la asociación de vecinos Entorno Regina, José Luis Cano. Agregó que «muchos de los palmeros que apoyaron este proyecto, como los comerciantes y placeros, se habrán venido abajo, porque también tienen parte de responsabilidad». «Tendremos que pagar más dinero todos los sevillanos y aquí no dimite nadie», dijo.
Subidón

Celis no sabe sumar cuando se trata de la Encarnación, olvida algunos detalles «millonarios». El «engendro», como llaman los detractores al parasol, es muy voraz y no sólo come dinero, también la credibilidad de sus suegros. Es decir, sus padres políticos.
ADRIANO
Actualizado Sábado , 30-01-10 a las 19 : 33
La ración de setas de madera en la Encarnacióncostará a cada sevillano 143 euros. Las últimas modificaciones anunciadas esta semana requerirán para el proyecto una inversión pública superior a los 100 millones de euros, que repartidos entre los 700.000 habitantes que componen el censo municipal, toca a 143,7 euros por persona. Cantidad que se eleva a 574,8 euros si contamos lo que una familia sevillana de cuatro miembros tendría que poner para poder culminar Metropol-Parasol, un proyecto que el Gobierno de Sánchez Monteseirín se ha empeñado en sacar adelante pese a que el jueves el delegado de Urbanismo reconoció que necesita de una fuerte inyección económica para solventar unos problemas técnicos, que lo hacían imposible cuando fue aceptado por el Ayuntamiento sevillano.
Los 18 millones que ahora se necesitan para acabar las «setas» han disparado su inversión inicial, estimada en 50 millones, hasta los 100 millones de euros. A pesar de ello la voluntad de Ayuntamiento de Sevilla es concluirlo. El delegado de Urbanismo, que asegura nunca se han planteado buscar una solución distinta a la de seguir adelante, no comparte la cifra e insitía ayer en que será menos. Pero se obvia ahora que para hacer crecer las setas se tuvo que paralizar un proyecto ya adjudicado por la Administración local que se autofinanciaba. Entonces Urbanismo estaba controlado por el PA en el primer Gobierno de Sánchez Monteseirín. Basado en la concesión de la explotación de los aparcamientos, el edificio diseñado por José Antonio Carbajal, que también incorporaba la plaza de abastos, se autofinanciaba, es decir, no tendría coste para los sevillanos.
Los gastos a los que el Ayuntamiento tuvo que hacer frente tras la decisión de Monteseirín de volver a sacar a concurso el proyecto para la Encarnación, lastraron ya el presupuesto del Metropol-Parasol, pues para calcular el coste final de las «setas» no puede obviarse, como el jueves hizo el delegado de Urbanismo,
Para calcular el total hay que sumar los 6 millones que se entregaron a la UTE Martín Casillas-Ficoam por las obras de apantallamiento que ya estaban realizadas cuando el PSOE deshechó el proyecto, un millón en concepto de indemnización, los 2,3 millones que se habían gastado en la cata arqueológica y 5,3 millones más para obras de emergencia. En total 14,6 millones para enterrar el proyecto de Carbajal.
En el cómputo del coste total del Metropol-Parasol tampoco puede olvidarse la concesión a la nueva adjudicataria del edificio municipal de la Encarnación, valorado en 30 millones de euros, ni tampoco el millón de euros que costó la excavación arqueológica o los cinco millones de honorarios del arquitecto del «proyecto imposible», como lo calificó el jueves el delegado. Hasta aquí ya van 50,6 millones de euros. Y ahora sumemos los 25 millones que el Ayuntamiento aportó a Sacyr, otros 25 millones de los dos modificados (siete el primero y 18 el segundo aprobado ayer en Pleno) y comprobamos que el coste para las arcas municipales de las setas se eleva a 100,6 millones de euros. El doble de los 50 previstos, que repartidos entre los 700.000 habitantes de Sevilla toca a 143 euros por cabeza. Y eso sin tener en cuenta los cinco millones que costará el Anticuarium o museo arqueológico que a falta de inversión municipal se pagarán con fondos estatales.
La madera y su ensamblaje ha sido el gran obstáculo esgrimido para el encarecimiento del edificio proyectado en metal. Cuando se decidió el cambio de material los pilares de las setas estaban aún en la cota cero. Se podía haber modificado entonces la arquitectura del proyecto, pero para no renunciar a los parasoles se optó por la madera. Ahora hay que pagarla.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...