Lunes , 01-02-10
-¿Qué se venda el Museo de Baile Flamenco es un fracaso de quién?
-No conozco muy bien el tema. Yo apoyé ese proyecto con los 100.000 euros famosos de los que usted hablaba antes. Creo que es una institución muy importante e impedir que se venda.
-¿Y cómo?
-Creo que las ayudas públicas van a ser fundamentales, hay que buscar fórmulas, aunque ahora es un mal momento y hay que aguantar.
-¿Echa de menos la política?
-No, aunque siempre he tenido interés político y lo sigo teniendo.
-Dicen que cuando entró por primera vez en la Moncloa y vio a Zapatero se emocionó...
-¿Lo dice usted en serio? Yo ya conocía a Zapatero antes de que llegara a la Moncloa. He estado dos o tres veces con él pero no he sentido emoción por eso.
-Después de que él destituyera a su jefe, César Antonio de Molina, usted se autocalificó como «un hombre de Zapatero».
-Un periodista me preguntó si yo seguiría con otro ministro, y yo contesté que yo estaba en el proyecto del Gobierno de Zapatero. Y de ahí salió ese entrecomillado. Pero yo sabía que la nueva ministra traía su equipo y me pareció bien que me sustituyera.
-Usted es profesor en la Facultad de Comunicación, ¿qué le parece que con el «libro de estilo» de GiraldaTV en la mano, no se pueda informar de Mercasevilla o de la actuación de la oposición?
-Opino que el periodista debe tener libertad absoluta para informar. Es verdad que en la práctica sabemos que no es así, tanto en medios públicos como en privados, porque hay líneas editoriales y líneas empresariales. Un caso claro es Telemadrid con unas arengas partidistas bochornosas.
-¿Es que Canal Sur le parece a usted un prodigio de objetividad?
-No, claro, pero creo que no se puede comparar con lo que hace Telemadrid. Pero también le digo que no todas las televisiones que tiene el PP son así; las hay magníficas. Como otras del PSOE.

Enviar a:

¿qué es esto?