Un parado ha decidido «aprovecharse de Lipasam» y sacar algún dinero de su polémica decisión de obligar a vecinos del centro a mantener en sus casas el contenedor con sus residuos: se ofrece a sacarlos y recogerlos en las horas establecidas.
El «competidor» de Lipasam
Jacinto Oliva es un ejemplo de que la necesidad agudiza el ingenio. DÍAZ JAPÓN
Lunes , 08-02-10
Quedarse en paro agobia a muchos y a otros le hace agudizar el ingenio. Eso le ha pasado a Jacinto Oliva. Hasta el mes de noviembre Jacinto se ganaba la vida trabajando en la hostelería, pero se quedó en paro.
Justo en esos momentos se recrudecía la polémica provocada por la decisión del Ayuntamiento de obligar a los vecinos del centro a guardar en sus portales la basura en un contenedor y regularles la hora en la que pueden sacar éste y recogerlo. Jacinto supo de la situación, entre otras cosas por que él también vive en el centro, en la calle San Vicente, y conocía los problemas que esa medida municipal estaba causando a los vecinos de San Lorenzo, entre quienes se creaban situaciones cuando poco complicadas para decidir quiénes de ellos se responsabilizaban de sacar el contenedor y volverlo a guardar. «Entonces -destaca- se me ocurrió ofrecerme para hacer ese trabajo, creé la empresa «Sevillaalcubo» y mi hermano me hizo unos folletos por ordenador que distribuí por los barrios afectados, Santa Cruz, la Juderia, la Alfalfa...».
En esos folletos Jacinto se ofrece a sacar los contenedores de basura de la comunidad de vecinos entre las 20 y las 23 horas y volver a meterlos en el portal antes de las diez de la mañana, tal y como establece Lipasam. por 50 euros al mes por comunidad.
El compromiso incluye la firma de un contrato entre la comunidad de vecinos interesada y la empresa «Sevillaalcubo» por una duración de seis meses en el que se establece que ésta asumirá la retirada y entrega del contenedor todos los días del año a excepción de aquellos en los que la empresa municipal de limpieza no realice la recogida de residuos.
Jacinto, ante las reticencias que pueda crear la empresa señala que ésta es es totalmente «apolítica y no subvencionada». Empezó a andar hace menos de un mes y de momento ya son seis las comunidades de vecinos que que, ante las amenazas de multas por parte de Lipasam -que incluso recurre a abrir las bolsas de basura para determinar quiénes son los que no cumplen su orden y siguen dejando sus residuos junto al contenedor-, han decidido acogerse a este servicio; se localizan en las zonas de la Alfalfa y en las calles Abades y Águilas. «No son muchas, pero todo el mundo me dice que para llevar sólo veinte días no está mal». apunta Jacinto. De momento es él sólo quien realiza el servicio y lo hace sin la ayuda de vehículo alguno «como es una empresa cien por cien ecológica, lo hacemos -señala no sin guasa- con el cochecito de San Fernando», ya saben «un ratito a pie y otro dando», pero no descarta, si la demanda se incrementa como espera, ampliar personal.
De momento, la empresa, que tiene su propia web -«www.sevillaalcubo.com»- lo que sí ha ampliado son sus servicios: además de recoger los contenedores, se ofrece a limpiarlos -aunque hasta ahora nadie les ha pedido ese servicio porque, dice, Lipasam los cuida bien-, y también puede suministrar, por 50 euros al mes, contenedores de recogida selectiva de papel, vidrio y plásticos, recogerlos y retornalos vacíos y limpios.
Ya veremos si el nuevo servicio al final termina haciendo la competencia a Lipasam por dejación de funciones.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...