Enrique Lanz deleita a los escolares con su visión de «El retablo de maese Pedro»
Arriba, un detalle de los espectaculares títeres de madera que ha diseñado Enrique Lanz para esta función escolar. Abajo, colas de alumnos momentos antes de iniciarse la primera función del día
Viernes , 19-02-10
El jueves amaneció frío y con amenaza de lluvia. A pesar de ello, minutos antes de las diez de la mañana, cientos de escolares de varias provincias andaluzas y de Extremadura estaban expectantes para ver «El retablo de maese Pedro» en el Teatro de la Maestranza. La incógnita para estos niños de Secundaria y Bachillerato era cómo sería la escenografía de títeres que para la obra inmortal de Manuel de Falla había creado Enrique Lanz.
Además de las dos funciones de ayer, hoy habrá otras dos más, con lo que estos días pasarán por el Maestranza unos 6.000 escolares de Sevilla capital y provincia, además de las ciudades de Cádiz, Huelva, Córdoba, Jaén y Badajoz.
Cuando por fin se oscurecieron las luces de la araña del teatro y los escolares gritaron de emoción, salió al escenario el director musical, Josep Vicent, quien dio la bienvenida a los chavales y les comentó que «lo que vais a ver ahora es un sueño que comenzó hace cuatro años».
A continuación salieron músicos de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y comenzaron a interpretar el «Concierto para clave, flauta, oboe, clarinete, violín y violonchelo» de Manuel de Falla. Se trata de una música que no es fácil para el público en general, pero los escolares disfrutaron al ver a los profesores tan entregados, y sobre todo con el talento de Iván Martín al clave.
Sin solución de continuidad Enrique Lanz desplegó todo su potencial escenográfico para «El retablo de maese Pedro», obra que estrenó el propio Falla en Sevilla en su versión de concierto en 1923. Unas proyecciones portentosas dieron paso a unas inmensas figuras de madera entre las que destacaba la de Don Quijote, que podía alcanzar hasta ocho metros de altura estando de pie. Segun comenta a ABC el propio Enrique Lanz, «se trata de un intenso trabajo de tres años en donde no existía ningún tipo de experiencia previa». Sin embargo, este escenógrafo y diseñador de marionetas ha quedado muy satisfecho del resultado final de un espectáculo que ha tenido también muy buena acogida entre el público juvenil en escenarios como el Teatro del Liceo o el Real.
Y es que además de esta vistosa escenografía cargada de luces y colores, también destacó el trabajo desempeñado por los tres cantantes que intervinieron en el espectáculo. El tenor Mikeldi Atxalandaboso en el papel de maese Pedro; el barítono Marc Canturri como Don Quijote, y la soprano Olatz Saitua en el rol de Trujamán.
La función duró unos cincuenta minutos, tiempo suficiente para que escolares del instituto Tartessos comentaran que la experiencia de haber visitado por primera vez el Teatro de la Maestranza había sido muy gratificante. A pesar de que no paró de llover a lo largo de la mañana, los escolares se marcharon con la satisfacción de disfrutar de una gran jornada musical.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...