Jueves , 15-04-10
J. M. C.
CÓRDOBA. Para el próximo mes de mayo está previsto que se resuelva la avería de la central térmica de Puente Nuevo, que ha supuesto un parón de la actividad desde que se llevó a cabo el proceso de ambientalización, en noviembre pasado, con una inversión cercana a los 200 millones de euros para reducir las emisión de CO2 a la atmósfera.
Ésta es una de las razones por las que en la vecina Corta Ballesta, la última mina de carbón que Encasur mantiene abierta en Andalucía, haya almacenadas en la actualidad unas 400.000 toneladas de este mineral a la espera de que salga de allí para su consumo.
Esta cantidad es prácticamente la que se prevé extraer este año (550.000 toneladas), según apuntó a ABC Benito Cabanillas, responsable de explotación de la mina, pero el parón de Puente Nuevo desde enero de 2009 para llevar a cabo los cambios pertinentes, no son la única causa. Detrás está también la preferencia por las centrales térmicas españolas por traer carbón de terceros países, más barato que el nacional.
No obstante, tras el anuncio de que el Gobierno pagará primas a las 10 centrales incluidas en el sistema -entre ellas, la cordobesa- para el consumo de carbón nacional, es de esperar que el mineral almacenado en la Corta Ballesta comenzará a desaparecer en breve.
Se da la circunstancia de que con las lluvias del pasado invierno, la actividad minera estuvo también parada en la mina durante un mes, aproximadamente, para la extracción de agua, por lo que, al menos, durante ese tiempo, no se tuvo que almacenar más carbón.
Durante todo ese tiempo -entre enero y febrero- las bombas tuvieron que extraer unos 180.000 litros de agua acumulados en el fondo de esta mina.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...