Sevilla

Sevilla / «caso mercasevilla»

Lo que come Torrijos cuando paga Mercasevilla

Según los documentos que el ex gerente de la lonja, Fernando Mellet, ha entregado a la juez, el líder comunista municipal participó en «casi todas» las comidas que constan en los pagos de su Visa. Y entre sus platos destacan el centollo, los langostinos o el arroz con bogavante

Día 12/06/2010 - 21.24h
El ex gerente de Mercasevilla, Fernando Mellet, imputado por la petición de comisiones, la venta «fraudulenta» del suelo y el presunto delito societario denunciado por el PP, no está dispuesto a cargar con toda la responsabilidad en esta trama de corrupción. Su representante jurídico envió la semana pasada a la juez que instruye el caso, Mercedes Alaya, toda la documentación de la que dispone Mellet sobre el gasto que hizo con la tarjeta Visa de Dirección, más de 14.000 euros en prestigiosos restaurantes de Sevilla, Madrid, Barcelona y Santiago de Compostela. Concretamente, Mellet aportó todas las facturas que aún guardaba de estas comidas en cuyo reverso apuntaba los comensales. Y la mayor parte de ellas tiene un denominador común: Torrijos. Según han confirmado a este periódico fuentes del entorno de Mellet, el líder comunista municipal y vicepresidente segundo de Mercasevilla participó en «casi todas las comidas» porque «él era quien mandaba» en la empresa. Incluso añaden que la mariscada que pagó en Santiago de Compostela, desvelada por ABC, fue por iniciativa del propio Torrijos, que «se comió un centollo». Y no fue la única relación que tuvo el comunista con el marisco en aquel viaje que sufragó la lonja a la feria Conxemar de Vigo en octubre de 2008. La expedición pernoctó en Santiago «porque en Vigo ya no había habitaciones libres cuando se hizo la reserva», por lo que se celebraron varios homenajes gastronómicos en las dos ciudades. «Casi todas esas comidas las pagaron los mayoristas de pescados», que estaban en Conxemar trabajando. Y «la mayoría fueron mariscadas», indican las mismas fuentes. Sin embargo, con cargo a Mercasevilla, sólo se produjo la de Santiago de Compostela, que costó 426 euros.
Pero los manjares que se comieron durante sus citas en Sevilla tampoco son despreciables. El entorno de Mellet insiste en que todas eran comidas de trabajo, razón por la que el ex gerente ha enviado todas las facturas a la juez, ya que en ellas se demuestra cuántos comensales había y por detrás están anotadas sus identidades.
ABC ha tenido acceso a dichas facturas, en las que aparecen nombres como los de Gonzalo Crespo o Alfonso Mir, entre otros. Pero el más repetido es el ya citado de Torrijos, que según el manuscrito de Mellet estuvo el 23 de enero de 2007 en un almuerzo en el restaurante Becerrita junto al propio Mellet y otro miembro de Mercasevilla en el que degustaron una ración de gambas que costó 40 de los 188 euros de la factura.
El 16 de julio de 2008 la elección fue algo superior. Un plato de langostinos, 120 euros. Ése era el remate de una ajetreada semana para los niveles de ácido úrico, ya que dos días antes, en el restaurante Sevilla Bahía, la petición fue un arroz con bogavante.
Pero los gustos de Torrijos, según el manuscrito de Mellet en la citada documentación, no sólo se centran en el marisco. En todas las comidas que se celebraron en Becerrita, que fueron ocho, hay una curiosa coincidencia: el brazuelo de cordero. Este plato, que cuesta 29 euros, siempre aparece en las comandas junto con la ventresca de atún, manjares a los que eran aficionados los comensales más asiduos. Cierto es que sólo en una ocasión los participantes en la comida tomaron copas tras los postres, concretamente dos «ballantine's» el 31 de enero de 2008 —había siete comensales—. Pero el vino nunca faltó en la mesa. Y en algunos casos se bebieron botellas de alto prestigio en el mercado. El 23 de octubre de ese año se tomaron dos de Mauro, un tinto de Castilla y León de la bodega del enólogo Mariano García, jefe de Vega Sicilia durante 30 años. Cada una de ellas costó 35 euros.
En el restaurante Oriza, durante una comida con ocho comensales que costó 656 euros, se sirvió una botella de Valtravieso, un tinto de la Ribera del Duero que costó 30 euros. Y en Becerrita iban cambiando de bodega para conocer distintos caldos. Viña Ardanza o Conde San Cristóbal fueron algunos de los elegidos.
Según fuentes de toda solvencia, Mellet asegura que todas las comidas fueron de trabajo y están perfectamente justificadas si se cruzan las facturas con los datos de su agenda personal, que aún permanece en Mercasevilla. La repetitiva presencia de Torrijos, por tanto, se debe a que era vicepresidente segundo del mercado de mayoristas, indican las mismas fuentes. En todo caso, la versión de Mellet es que era Torrijos quien pedía estos manjares «excesivos» y que él no podía decirle que no, ya que era el director de la empresa mientras que el líder comunista era vicepresidente de su consejo de administración. De hecho, Mellet convocó una comida con cada grupo municipal en el restaurante La Raza entre febrero y marzo de 2007 para dar a conocer sus proyectos en Mercasevilla antes de las elecciones y en ninguna de ellas hubo peticiones fuera de lo común. Entre los comensales que participaron en estas reuniones estuvieron Juan Ignacio Zoido y Alicia Martínez del PP, Agustín Villar y Marta Mejías del PA, y el alcalde y Gonzalo Crespo en representación del PSOE.
Incluso en los reversos de las facturas aparecen otros nombres apuntados que, según las fuentes consultadas, participaron en esas reuniones sin grandes exigencias, como Amalia Gómez —para un acuerdo entre Mercasevilla y la Cruz Roja— o el juez Serrano —para cuestiones del Foro Jurídico—. Sin embargo, Torrijos y marisco son palabras que coinciden con demasiada frecuencia en los papeles.
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.