Andalucía

Andalucía / bicentenario de la constitución de 1812

El Rey, en San Fernando: «Los grandes pueblos saben exaltar los logros del pasado»

Don Juan Carlos vuelve a pedir el «consenso» que propició el periodo más largo de prosperidad

Día 25/09/2010 - 11.40h
Los grandes pueblos saben exaltar los logros del pasado para avanzar en el presente y ganar el porvenir». Así lo afirmó ayer Su Majestad el Rey en la localidad gaditana de San Fernando, donde se conmemoró «una de las más bellas páginas del pacto y compromiso de España con los grandes valores y principios que emanan de la libertad».
Don Juan Carlos hizo estas afirmaciones ante los presidentes del Congreso, José Bono, y del Senado, Javier Rojo, en el mismo salón en el que hace 200 años se reunieron por primera vez las Cortes de Cádiz. Una fecha que, según dijo, «brinda la ocasión propicia para rendir un sentido homenaje a todos los hombres y mujeres que, a lo largo de los dos últimos siglos, dieron su vida por la libertad de España y de todos los españoles».
El Rey recordó «el trabajo, el consenso y la solidaridad» que animaron a aquellas Cortes y agregó que ese «espíritu» inspiró también hace tres décadas a «nuestros constituyentes» para «construir una España moderna, unida, diversa y solidaria en torno a una Constitución de todos y para todos». Una Constitución, insistió, «que nos ha proporcionado el más largo periodo de estabilidad y prosperidad en libertad».
Según Don Juan Carlos, sin la semilla de libertad que brotó hace 200 años en San Fernando, «no podría entenderse lo mejor de nuestra Historia contemporánea».
El Monarca terminó su intervención uniéndose «al grito de libertad» que hace dos siglos inundó las calles de San Fernando y con un «¡Vivan las Cortes!» y un «¡Viva España!», que fueron seguidos de un largo aplauso, durante el cual el público se puso en pie.
Entre los asistentes se encontraban representantes de los tres poderes del Estado, cuya separación se proclamó, por primera vez en España, en este mismo salón. Junto a la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, se encontraban la ministra de Igualdad, Bibiana Aído; el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán; el líder de la oposición en esa Comunidad, Javier Arenas; políticos como Alfonso Guerra o Soraya Sáenz de Santamaría, y representantes de varios países hispanoamericanos que hace dos siglos formaban parte de España.
Así terminó el acto principal de la visita que los Reyes hicieron ayer a esta histórica localidad, que se engalanó para celebrar «uno de los episodios más gloriosos de la Historia de España». Don Juan Carlos y Doña Sofía fueron recibidos con el himno nacional y honores militares en la puerta de la Iglesia Mayor de San Pedro y San Pablo, donde hace dos siglos los diputados juraron sus cargos, y en cuyo interior más de cuarenta figurantes recrearon ayer a la perfección el famoso cuadro de Casado de Alisal que representa aquel momento.
Relato de Galdós
Después de presidir un desfile militar, con la participación de la Armada y del Ejército de Tierra, e igual que hicieron los diputados de 1810, los Reyes recorrieron a pie, entre la multitud, el paseo que une el templo con el Teatro de las Cortes, donde inauguraron una placa antes de presidir la solemne sesión.
El acto quedó abierto con el relato de Benito Pérez Galdós de los hechos acaecidos hace 200 años, cuando murió el antiguo régimen y nació la nueva España liberal. Tras la sesión, los Reyes se trasladaron a la Comandancia General de la Infantería de Marina, donde compartieron un vino con las autoridades antes de regresar a Madrid.
La intervención del presidente del Congreso, por su parte, originará probablemente una polémica de carácter histórico. Tanto, que los restos de los Reyes Católicos, Carlos V, Felipe II y Carlos III, entre otros Monarcas, debieron de removerse ayer en sus tumbas. Ellos, que tanta gloria aportaron a España, fueron minusvalorados por el presidente del Congreso en el mismo salón en el que se reunieron, por primera vez, las Cortes de Cádiz. Siguiendo la línea del día anterior, aunque en un tono algo más suave, José Bono dijo a Don Juan Carlos: «No es exagerado afirmar que habéis hecho por España y por la Monarquía más que todos vuestros antepasados juntos».
El presidente del Congreso de los Diputados quiso aprovechar el acto para rendir un «homenaje», a su manera, a Don Juan Carlos, a quien dijo que los resultados de su Reinado, «al margen del trato que la historia os conceda, os deben proporcionar honda y grande satisfacción personal». Después de aludir al 23-F, habló de «algunos nostálgicos del pasado» que «no perdonan» a Don Juan Carlos por haberse puesto del lado de «vuestro pueblo» y destacó la decisión del Rey «a la hora de cortar con la herencia de la Dictadura».
«España os quiere», agregó el ex presidente de Castilla La Mancha. Mientras hablaba, un espontáneo gritó un «¡Viva el Rey!», que fue seguido de una ovación espontánea a Don Juan Carlos.
Años de libertad
Antes, Bono había vuelto a insistir, «guste o no a quien lo escuche fuera de aquí», en que «en los 166 años que van desde la Constitución de Cádiz a la proclamación de la vigente en 1978, el pueblo español solo ha disfrutado 16 años de un régimen verdaderamente democrático».
En la sesión también intervino el presidente del Senado, Javier Rojo, pero lo hizo con un tono mucho más conciliador. Igual que Bono, quiso rendir homenaje a Don Juan Carlos y afirmó que «todos tenemos una deuda de gratitud con el Rey», porque su Reinado ha sido la mejor etapa de España en su historia.
Posteriormente, el cardenal fray Carlos Amigo Vallejo ofició un solemne acto pontifical, cooficiado por el obispo de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, en la Iglesia Mayor.

«Política con mayúsculas»

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.