Semana Santa

Semana Santa / gota a gota

Qué será lo que vendrá

Día 19/03/2011 - 23.22h

Escuché esta semana a un sabio decir que no era capaz de adivinar qué semana santa tendríamos dentro de veinte o de treinta años. Si sería esa semana santa que ha hecho de la de Sevilla asombro de los que están y prodigio para los que llegan o sin embargo las modas que se adhieren a la celebración nos legarán algo muy distinto a la que está considerada como la mejor semana santa de la tierra. Claro que la de hoy no es la misma que la de hace 30 años ni la de los años 50 ni la de Núñez de Herrera y mucho menos la de los Montpensier. Esto ha estado en permanente evolución hasta que se encuentra el modelo perfecto. Por ejemplo, y viene al pelo, la Amargura de ahora no es la misma que la de hace cien años, algo que se puede ver en la exposición "Tan lejos tan cerca" -dirigida sabiamente por Damián Huertas- que hasta hoy se puede ver en el Círculo Mercantil. Sin embargo, y sigamos con el ejemplo de esta cofradía, la de San Juan de la Palma llega un momento que detiene su evolución al considerar que ha encontrado ese modelo perfecto: un estado de excelencia es el punto de destino de la evolución y de la innovación. Y eso tiene que ver con todo, estética, música, manera de andar de los pasos, itinerarios y hasta gestos. No está claro que en el futuro pervivan los valores que han llegado a nuestros días. En la música ya se está viendo; la evolución jaleada de las nuevas composiciones de cornetas y tambores, agrupación o bandas de música dejan muy poco bueno y mucho prescindible. Pero se celebra todo lo nuevo. Sigue habiendo cuadrillas de costaleros, o mejor capataces que, ante la dejación de funciones de las juntas de gobierno, insisten en más en el espectáculo que en el acto de fe, capataces, fiscales o hermanos mayores que consideran una maravilla que el paso se pegue tres cuartos de hora para dar una vuelta y que el pasito de los costaleros sea similar al de un ratón. También se celebra y se jalea. Lo de los itinerarios es la tercera pata. Este año vemos como una cofradía, la Redención más que una estación de penitencia hace un tour y otra, la del Dulce Nombre, altera su itinerario para pasar por delante de un colegio profesional, donde nos imaginamos que no volverán el paso aunque todo puede ocurrir. También se celebra. Y estas cosas van a más. Por tanto no sabemos si lo que vendrá en un futuro tendrá mucho que ver con esa semana santa soñada y admirada o con esa nueva semana santa en falsa transformación que parece que va buscando el más difícil todavía. ¿Debe existir un organismo de rango superior que vele porque este patrimonio material e inmaterial no degenere? A la vista de lo que hay, no me cabe la menor duda.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.