Andalucía

Andalucía

El Rocío se rompió antes de tiempo

La rotura de uno de los varales del paso provocó que la procesión de la Virgen se suspendiera tan sólo cinco horas después del salto de la reja

Día 14/06/2011 - 07.23h
j. j. comas
efe / julián pérez 
imagen anteriorimagen siguiente

La tensión vivida entre los jóvenes almonteños postrados ante la reja desde algo más de tres horas antes de producirse el salto hacía presagiar que algo podría pasar en la madrugada de Pentecostés en la aldea. «Son muy jóvenes, los veteranos no se han querido meter este año y los que están no tienen experiencia alguna». Así de contundente se mostraba un longevo almonteño acostumbrado a estas lides desde su juventud.

Aunque finalmente se respetó la tradición de esperar a que llegara el Simpecado de la Hermandad Matriz, varios intentos fallidos de saltar la reja antes de tiempo agitaron la tensión dentro del santuario. El Rosario de las Hermandades había finalizado y al coro de la hermandad de Sanlúcar de Barrameda, que cantaba al final de cada misterio del Rosario, se le acababa el repertorio preparado para la ocasión. Hasta tres veces llegaron a entonar sus voces la tradicional sevillana «Tiempo detente», que en su día escribiera el Padre Quevedo, para tratar de tranquilizar la siempre tensa espera.

Cuando faltaban diez minutos para que las campanas anunciaran que pasaban tres horas de la madrugada más especial del año para los rocieros, los almonteños se lanzaron en desbandada a por Ella. Apenas unos pocos accedieron al altar tras la apertura de la verja. La mayoría se lanzó desde arriba para alcanzar el paso de su patrona y tener el privilegio único y exclusivo de ser los primeros en portarla en hombros. El milagro volvía a repetirse, y prácticamente a la misma hora que en años anteriores, la Virgen del Rocío salía para iniciar su recorrido por las calles de la aldea.

Apenas quince minutos estuvo la Blanca Paloma en el interior del templo antes de atravesar el dintel de la puerta de la ermita. Cientos de miles de personas esperaban ansiosas en la aldea la visita de la Reina de las Marismas que lucía para esta procesión su nuevo traje de Pentecostés, en un histórico gesto que quiso tener la junta saliente con la patrona.

Pero no sería ese hecho el que marcara para siempre los anales de la historia de este punto culminante de la Romería de Pentecostés de 2011. Desde la casa de Huévar del Aljarafe, primera de las filiales que visita la patrona en su recorrido, hasta su encuentro con el Simpecado Milagroso de Triana rayando el amanecer, sin dejar atrás momentos muy emotivos a su paso por Coria del Río, La Palma del Condado o Sanlúcar de Barrameda, un inesperado acontecimiento sacudió El Real.

Muy cerca ya de su encuentro con la Hermandad de Moguer, y tras la más sentida de sus visitas en la casa de sus camaristas —este año sí—, el paso de la Virgen del Rocío se precipitó de forma violenta sobre el suelo. Y es que, desde que la Virgen pasó Carrión de los Céspedes, fueron incesantes las caídas de las andas.

En ese momento, el varal delantero derecho del paso se soltaba de cuajo y ponía en peligro la seguridad de la imagen y la de las cientos de personas que se congregaban alrededor.

Habían pasado cinco horas exactas desde el salto a la reja cuando la espontaneidad y el ingenio se unieron para, con simples pañuelos de hierba de los que se atan al cuello los romeros en el camino, pusieran un rápido y rudimentario arreglo al daño del paso. Sin embargo, igual de rápida fue la decisión que en esos momentos no precisó de más consulta o refrendo: la Reina de las Marimas abandonaría de inmediato su recorrido para alcanzar de nuevo su ermita por el camino más corto y sin parada alguna.

Cuando se cumlpían las 8.15 horas de la mañana, y en apenas veinte minutos, ahora ya sí, con suma delicadeza —quizás por primera vez en la noche—, los almonteños devolvieron a la Virgen a su altar. Una decisión que pasará a la historia al ser la primera vez que se recuerda que se suspende la procesión.

Ambiente enrarecido

Con las lágrimas de los rocieros que se agolpaban en el recorrido y las de aquellos que tenían previsto verla horas después, había un ambiente enrarecido en las hermandades cuyos simpecados aún no habían recibido la visita de la Virgen —alrededor de la mitad, entre los que se encontraban hermandades tan señeras como Huelva y Sevilla—. Las personas que llegaban a la aldea para ver la procesión durante la mañana y las que continuaban junto a la Virgen desde el comienzo de la procesión, intercambiaban gestos de desconcierto ante lo acontecido.

Mientras, en el interior del santuario, la Hermandad Matriz , con su presidente José Joaquín Gil a la cabeza, tomaba la decisión de permitir a las 60 hermandades filiales que se quedaron sin contemplar de cerca a la Virgen, que pudieran desfilar frente a su altar para rezar allí sus preceptivas salves.

Estampa inédita

De esta forma, se originó un insólito peregrinar de simpecados ante las puertas de la ermita un lunes por la mañana, desde poco después de las nueve de la mañana hasta pasado el mediodía. Ya a esa hora, hermandades que tuvieron la dicha de recibir la visita de la patrona, como Coria del Río, se adentraban ya en la Raya Real en su camino de regreso.

Con este inédito culmen de la romería, con la procesión más corta de su historia, de apenas cinco horas y veinticinco minutos de duración, 30 filiales comenzaron su vuelta durante el día de ayer, mientras que hoy lo harán las demás.

Como manda la tradición, la última será la Matriz, que finalizará su camino esta noche con la mirada fijada en la celebración de elecciones convocadas para este viernes en la que los más de 8.000 hermanos con derecho a voto decidirán si dan su apoyo a la candidatura oficial encabezada por su actual vicepresidente primero, Juan Ignacio Reales, o se decantarán por el segundo de los vicepresidentes salientes, Manuel García, que también ha presentado una candidatura propia.

Planes de futuro

Uno u otro afrontarán un mandato en el que, como cada siete años, toca llevar a la Virgen a su pueblo. En 2012, la Blanca Paloma permanecerá en Almonte desde la conmemoración del voto del Rocío Chico, en agosto, hasta pocos días antes de la Romería de 2013, cuando regresará a su ermita. También, se estudiará un nuevo modelo de presentación de las hermandades.

Mientras, en la mente de todos quedará ya para siempre grabado el histórico momento vivido ayer y de poco importará ahondar en las causas del ya histórico incidente: si fueron los masivos intentos de propios y foráneos por tratar de alcanzar su paso o la presión que sobre el, hasta ayer, resistente acero de sus varales supusieron las continuas caídas del paso al suelo, no importa ya porque Almonte tiene las claves de cómo llevar a la Virgen.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.