Sevilla

Sevilla / EL BUCEADOR

Zoido y la sucesión

Compartir

Día 09/04/2012

Un comprometido papel

Momentos cofrades aparte, Juan Ignacio Zoido está manteniendo una distancia prudencial con su jefe regional, Javier Arenas, desde que se celebrasen las elecciones autonómicas. Le dio todo su apoyo, estuvo con él en cada foto, en cada acto, en el balcón... pero después de los comicios y de quedarse el PP sin la mayoría absoluta, el alcalde parece apartado de cualquier declaración, movimiento o posicionamiento orgánico. El momento es para eso. En lo de no mojarse es un verdadero maestro y ahora le vienen muy bien sus modos gallegos. La noche antes al comité ejecutivo nacional en Madrid desde su entorno se desconvocó su asistencia, anunciándose incluso una visita en Sevilla a uno de sus clásicos imputsde agenda; quedaba claro que no pretendía estar en una reunión al más alto nivel donde, según algunas voces internas, Arenas podría abandonar Andalucía y abrir paso al relevo. Zoido no iba a Génova pero cambió de opinión, si bien no dijo «ni mu» del asunto en cuestión, al que otros dirigentes populares sí aludieron. Hasta Ricardo Tarno, desde luego nada sospechoso de su fidelidad al gran jefe, habló de la necesidad de «un período de reflexión», pero Zoido no abrió la boca. Ni para dar calor a nuevas vías ni para ofrecer su respaldo cerrado a Arenas. Su peso en el partido es importante tras el gran triunfo del año pasado en las municipales y, como es lógico, prefiere aguardar sin crearse enemigo alguno y no vincularse a carreras sucesorias, para las que cualquiera en este momento tendría todas las de perder —incluidos los que la sustentan en las redes sociales—. El alcalde se volcó con la Semana Santa para esquivar el tema. Eso sí, invitó a la capital andaluza a Dolores de Cospedal, quien según se apunta internamente es la mayor impulsora de sustituir al presidente del PP-A. Pero también se sumó después Arenas a acompañar a su «amigo del alma» en el balcón de la Macarena. De balcón a balcón. El líder andaluz quiere pilotar el traspaso y podría usar a su principal alcalde como heredero y mantener así a su entorno en el poder del partido evitando el acceso de opciones más «periféricas» (Fátima Báñez, José Antonio Nieto, Carlos Rojas) apoyadas por su oposición interna (De la Torre, Oña, PericoRodríguez...) Para un camino u otro, el regidor se antoja como pieza clave y todos se la disputan. Él calla, quizás para no parecer demasiado el delfín de Arenas. Veremos hasta cuándo puede. Y qué dice.

Recortes y movilizaciones

Pero para posiciones complejas, las que va a tener que afrontar desde ahora Zoido ante las cifras de los Presupuestos Generales del Estado, los recortes y los obligados planes de ajuste municipales. No todo iba a ser Copa Davis o campaña que ayude a justificarse. Toca ya gobernar, lidiar con problemas graves y redoblar esfuerzos en explicar las medidas que se toman ante una oposición ascendente al socaire de las elecciones andaluzas y la pujanza sindical, ante la que se ha cedido algo de terreno con Lipasam; ya han tomado nota los representantes sindicales en otros departamentos para apretar clavijas: en las próximas fechas, Policía Local, Bomberos y Tussam. Protestas al canto. Además, el Gobierno local redefine ya su esquema de trabajo y de comunicación para amortiguar golpes como la falta de fondos con que sacar adelante proyectos que Zoido iba a convertir en bandera. La inversión estatal sufre una caída brutal y peligra, por ejemplo, la SE-35, para la que Fomento se había comprometido a apoyar al Ayuntamiento y no ha puesto un euro. Eso significa también grave contratiempo para la instalación de Ikea y poner en peligro aquellos 4.000 empleos que traería esa inversión. Representantes de la firma sueca trasladarán estos días su inquietud (y su presión) al equipo de Zoido dejándole claro que tienen alternativas para levantar una nueva tienda si Sevilla pone reparos. Y no construir la vía de conexión es un gran reparo...

Una de toros

Arrancan los días grandes de toros en Sevilla y a muchos políticos se les van a ver las vergüenzas de su propia incoherencia. Especialmente por la negociación abierta entre PSOE e IU a nivel regional para gobernar la Junta de Andalucía como socios. En el programa (páginas 78 y 79) de la coalición liderada por Diego Valderas, firmado ante notiario para que se cumpla si gobierna, se habla claramente de ampliar las leyes de protección de animales y de retirada de todas las subvenciones a la tauromaquia. El PSOE debe pasar por algunos aros y quizás eso influyera en que en el pasado pleno en la capital se abstuviera de la moción del PP para declarar la fiesta como «patrimonio inmaterial» de la ciudad. Ahora toca acercarse a los comunistas, que rechazaron la propuesta sacada adelante con la veintena de ediles populares. Resulta curiosa la postura del PSOE cuando en el pasado mandato fue aprobada por unanimidad una moción casi calcada llevada por el alcalde socialista Alfredo Sánchez Monteseirín para declarar los toros como «Fiesta mayor de Sevilla»; incluso se organizó una exposición al respecto en Fibes costeada por el Ayuntamiento. Aquella moción la aprobó hasta Torrijos, que es aficionado y que ha estado en la Maestranza con pases institucionales. O sea, representando al Ayuntamiento en el que ahora rechaza la defensa de la fiesta llevada por el PP. Ahora ya no toca ir al palco de convite por la puerta 2 del coso sevillano.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.