Sevilla

Sevilla

La liberalización de horarios comerciales: la guerra de nunca acabar

Pequeños comerciantes y la patronal de las grandes superficies ofrecen distintas posturas tras el recurso de la Junta a la liberalización de horarios para el comercio

Día 13/09/2012 - 08.37h
abc

Compartir

La Junta de Andalucía anunciaba este martes el recurso que presentará al Decreto del Gobierno que liberaliza los horarios comerciales. Y es que el Real Decreto-ley 20/2012 permitiría incrementar, por una parte, de 72 a 90 las horas semanales de apertura de los negocios y, por otra, de ocho a diez el mínimo de festivos autorizados, entre otras medidas. A juicio del Ejecutivo andaluz, los artículos 27 y 28 de dicho Decreto «vulneran y vacían de contenido» competencias autonómicas exclusivas sobre horarios comerciales y rebajas, así como sobre ordenación del comercio minorista.

En palabras del consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, el recurso «se presenta en defensa de los intereses de los pequeños y medianos comerciantes de Andalucía». Y han sido precisamente éstos los que han opinado sobre la medida de la Junta. Los pequeños comercios del Centro de Sevilla se muestran reacios al Decreto, insistiendo en la idea de que, con la liberalización de horarios, «el pequeño comercio no puede competir con las grandes superficies –asegura Jesús, el dueño de una tienda de regalos de boda de la plaza del Salvador–. Los centros comerciales cuentan con personal para disponer de él los fines de semanas y los festivos; autónomos como yo, que estoy solo al frente del negocio, no podemos estar todos los días las 24 horas abiertos al público».

Cristina, que regenta una tienda de regalos en la plaza Jesús de la Pasión, dice que el pequeño comercio está más limitado a la hora de contratar personal para suplir sus horas de descanso. «Nosotros tendremos que cerrar mientras los grandes comercios abren, por lo que, en el caso del Centro, la gente va a dejar de venir para ir a los centros comerciales». Otra comerciante, de trajes de gitana y artículos de Navidad y Semana Santa de la calle Puente y Pellón, Marieta, coincide en la idea de que, «con la bajada de las ventas por las actuales circunstancias económicas, sería imposible pagar un sobresueldo para contratar a alguien los domingos y festivos». La dueña de un negocio en la calle Sagasta de ropa infantil, María Jesús, afirma que no podría compaginar su vida familiar con la laboral de abrir las 90 horas, una situación que considera «inviable».

Con cautela

La Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) pide cautela y un debate en profundidad sobre las medidas que el Gobierno está llevando a cabo. «Lo importante en estos momentos es poner en marcha medidas que impulsen la productividad y la competitividad en la empresa». Los empresarios creen que el pequeño y mediano comercio «se verán tremendamente afectados» al no poder «competir en igualdad de condiciones», por lo que se deben «aunar» intereses entre los distintos segmentos.

Por su parte, la Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción (Facua) considera «peligrosa» la liberalización de horarios. «La mayoría de pequeños y medianos comercios va a ser incapaz de competir con las grandes superficies», afirma Rubén Sánchez, portavoz de Facua. Desde la Asociación afirman además que el Decreto del Gobierno «invita» a comprar en horas que se deberían destinar al ocio y al descanso, «se está invitando a comprar a todas horas». En Facua ven «necesario» un mercado donde «convivan» distintas modalidades comerciales: «Que sólo haya grandes firmas es peligroso». A juicio de Sánchez el comercio tradicional debe mantenerse, puesto que «garantiza la variedad de productos y una mejor atención al cliente».

Las grandes superficies

Una visión muy distinta ofrecen las grandes superficies, que piensan incluso que el Real Decreto-Ley, que presentó el ministro de Economía, Luis de Guindos, el pasado 13 de julio, se queda corto. La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) lo considera «irrelevante y muy alejado de las medidas de calado que requiere la economía española para recuperar la confianza y el consumo». Según Anged, la situación actual «impide» la creación de 20.000 puestos de trabajo a medio plazo y elevar hasta un 2,8 por ciento la facturación del sector minorista. En este sentido, tanto la patronal Anged como otras asociaciones –como la de Centros y Parques Comerciales y la de Cadenas Españolas de Supermercados–, van más allá y piden que el Gobierno eleve a 16 los festivos autorizados de apertura de los negocios, siendo estos los primeros de cada mes y los que coinciden con las campañas de Navidad y rebajas.

Las tres asociaciones aseguran que se necesitan «medidas de choque» y un «enfoque reformista más ambicioso». «Se trata de una propuesta realista; los nuevos hogares –dicen– requieren de modelos comerciales más flexibles». Igualmente manifiestan que la medida de los 16 festivos responde a «una necesidad de dar servicio a los casi 60 millones de turistas que llegan a España cada año y no desaprovechar las oportunidades de ingresos que ofrecen estos visitantes».

  • Compartir

publicidad
Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.