Sevilla

Sevilla / cofradías

La luz de la Amargura

Cada 19 de septiembre, un rayo de sol entra por un ventanal de San Juan de la Palma e ilumina la cara de la Virgen. Ocurre una vez al año, el día de San Genaro

Día 20/09/2012 - 14.09h
josé javier comas

Compartir

Ocurre sólo una vez al año. Cada 19 de septiembre, a las 19.35 horas, un rayo de sol accede por uno de los ventanales de San Juan de la Palma y va recorriendo el retablo mayor del templo hasta alcanzar el rostro de la Virgen de la Amargura. Cosas de la física o de sus milagros, en un día tan señalado como el de San Genaro.

Así es como se conoce este día en la hermandad, porque coincide con la festividad de este santo, aunque se trata de una tradición reciente. La Virgen no ocupó el camarín del altar mayor de San Juan de la Palma hasta 1960. Fue a partir de ese año cuando el por entonces capiller de la corporación, Antonio Rivero, reparó en que a la Amargura sólo la iluminaba el sol cada 19 de septiembre.

En torno a las 19 horas, a través de una pequeña ventana, situada en la puerta de acceso que da a la calle Feria, se cuela un haz de luz por el hueco que va recorriendo la nave del Evangelio, el retablo y sube por el camarín iluminando, justo a las 19.35 horas, la saya, las manos y, finalmente el rostro, antes de esconderse por la corona.

La precisión del día y la hora, asombrosas, han hecho que cada año se concentre más gente en San Juan de la Palma para contemplar esta escena. Ayer, volvió a vivirse este acontecimiento en San Juan de la Palma, donde los fotógrafos se afanaban en captar la imagen a pesar de que una nube estuvo a punto de cargarse el momento.

No obstante, ese haz de luz no entra sólo en la tarde del 19 de septiembre. Realmente accede por el hueco dos veces al año, cada seis meses. En marzo ocurre también en un día no concreto, aunque coincide siempre que la Amargura está ya en su paso de palio, de cara al Domingo de Ramos, una jornada en la que el sol tampoco ilumina de lleno la cara de la Virgen, ya que la salida procesional se produce tras el ocaso.

Los más viejos del lugar sólo conocen iluminado por el sol, en plena calle, el rostro de la Amargura, en dos ocasiones históricas: la mañana del Jueves Santo de 1945 y la del 14 de noviembre de 2004. La primera, se produjo al no haber podido salir la cofradía el Domingo de Ramos, por la lluvia, haciéndolo el Jueves Santo. La segunda, con motivo del traslado a la Catedral para la celebración del L aniversario de la coronación canónica, en la Plaza Virgen de los Reyes.

Otra curiosidad es que el día de San Genaro tiene otro milagro, esta vez en Nápoles. Ocurre cada 19 de septiembre, cuando sólo ese día, la sangre del santo se vuelve líquida. Y es que se trata sin duda de una jornada especial. En Sevilla, la última luz del verano está en San Juan de la Palma.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.