emprendedores

Las claves de los comercios chinos para burlar la crisis

Su dinamismo empresarial explica el progresivo crecimiento en Andalucía

j. morillo - Actualizado: Guardado en: Andalucía

Están a la vuelta de cualquier esquina, dispersos en muchos municipios de Andalucía. Su presencia no ha dejado de crecer desde mediados de los años noventa, pasando de los 1.136 que residían en Andalucía en 1995 a los 16.178 que estaban contabilizados en 2011, el 10% de los 167.132 que viven en España, según datos del Observatorio Permanente Andaluz para las Migraciones (OPAM). A pesar de este rápido crecimiento, en 2011 su población era seis veces superior a la de 2001, los chinos solo representan el 2,2% del total de la población inmigrante en Andalucía, aunque la crisis económica no ha supuesto un freno para su crecimiento.

Una de las razones fundamentales de ello es la potente actividad emprendedora de la población china que, a diferencia de otros colectivos, tiene como objetivo principal lograr un trabajo por cuenta propia, menos sujeto a los vaivenes del mercado laboral. Así se refleja en la tesis «Actividad emprendedora de los inmigrantes», dirigida por el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, Isidoro Romero Luna. En la tesis se da respuesta a los siguientes interrogantes.

¿De dónde vienen?

Casi todos provienen de la provincia de Zhejiang y, más en concreto, de dos ciudades: Wenzhou y Qingtian. En esa región hay una fuerte tradición familiar de emigración emprendedora. En Qingtian hay 470.000 personas con estatus de ciudadano, de las cuales la mitad ha emigrado a más de 120 países distintos. Su llegada es reciente, dejándose notar sobre todo desde el inicio de la década pasada.

¿Dónde viven?

Andalucía es la cuarta región española en recepción de inmigrantes de cualquier nacionalidad, también chinos, tras Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana. El 60% de los chinos que viven en la región lo hace en Málaga y Sevilla, según el Anuario Estadístico de la Inmigración. En concreto, 5.646 ciudadanos chinos se concentraban en Málaga en 2009, por su dinamismo económico, carácter portuario y tradición receptora. En Sevilla residen 3.214 atraídos por su condición de capital andaluza.

¿Qué estudios tienen?

El 64,9% de los inmigrantes chinos tienen un nivel de educación secundaria, mientras que el 35,1% restante tiene estudios primarios. El 98% no tuvo problemas para encontrar trabajo en Andalucía, ya que los chinos suelen empezar empleados en algún negocio familiar para, desde allí, ahorrar para convertirse en empresario. El 97,5% de los que no son empresarios muestran su disposición a convertirse en autónomo en los próximos cinco años.

¿A qué se dedican?

Los negocios mayoritariamente son: comercio al por menor (56,2%) y restaurantes chinos, japoneses y asiáticos (36,2%). El 7,6% restante ha puesto en marcha almacenes de distribución que surten al comercio al por menor, locutorios de internet, agencias de viajes e inmobiliarias. Los propietarios de estos negocios son hombres, solo un 3,2% de ellos lo regentan mujeres.

¿Cuál es la clave de su éxito?

Al provenir, fundamentalmente, de dos ciudades, el colectivo de inmigrantes chinos conforma una red social bastante extensa. Vienen a Andalucía a ganar dinero y salir de una situación económica dura. Al tener menor que perder, se arriesgan más que los empresarios autóctonos y su estrategia comercial está basada en los precios bajos, lo que les lleva a capear bien la crisis. Se proveen en grandes distribuidores de compatriotas que les permiten pagar la mercancía cuando la han vendido o disfrutar de vías de financiación al margen de las oficiales.

Toda la actualidad en portada

comentarios