ESTUDIO

Uno de cada cinco españoles en situación de exclusión social severa es andaluz

Un informe de Cáritas revela que el 20,6% de la población ni siquiera puede pagar los medicamentos que le manda el médico

Un indigente pide dinero en una calle de Sevilla
Un indigente pide dinero en una calle de Sevilla - josé galiana
ANTONIO R. VEGA - Sevilla - Actualizado: Guardado en: Andalucía

Un millón de andaluces, en torno a 334.000 hogares, sufren una situación de exclusión severa y los hogares que no padecen ningún tipo de dificultad en su día a día son ya «una estricta minoría». Éste es desolador panorama que ofrece el VII Informe Foessa sobre exclusión y desarrollo social en España presentado este martes por el presidente de Cáritas Andalucía, Anselmo Ruiz, y el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo.

El coordinador del estudio y sociólogo Guillermo Fernández ha destacado que uno de los rasgos característicos de la sociedad andaluza es que la exclusión severa tiene mayor impacto que en el conjunto nacional. Si en España alcanza al 10,9 por ciento de la población, en el caso de Andalucía se eleva al 13,1 por ciento. Otro dato significativo es que los andaluces plenamente integrados representaban a mediados de 2013, cuando se elaboró el estudio, el 30,9 por ciento de la población, mientras que en el conjunto de España eran un 34,3 por ciento frente al 50,1 que sumaban en 2007, antes de que irrumpiera la crisis.

Pese a que Andalucía representa el 18 por ciento de la población nacional, el peso de la exclusión severa se eleva al 21%. Es decir, uno de cada cinco españoles que sufren verdaderas dificultades para sobrevivir por el desempleo, la falta de vivienda e incapacidad para hacer frente al gasto sanitario proceden de Andalucía. En estos casos, Cáritas demanda una intervención rápida de los poderes públicos para paliar la brecha en la renta.

La población en situación de exclusión social (no estrictamente severa) alcanza el 25,2 por ciento en Andalucía, 2,1 millones de personas y 697.000 hogares, una situación similar a la del resto de España, según destacó Guillermo Fernández. En la mitad de estos hogares hay menores.

El informe, que se basa en 8.800 encuestas realizadas en España (650 en Andalucía), arroja otros datos inquietantes. El 20,6 por ciento de los hogares andaluces, frente al 13,3 por ciento de la española, han dejado de comprar medicinas y seguir tratamientos o dietas prescritos por médicos porque no puede pagarlo.

La crisis también están erosionando la red de protección familiar. El 34 por ciento de la población en Andalucía (más de 2,8 millones de personas) no puede recurrir a ninguna persona que pueda ayudarle cuando tenga problemas frente al 30 por ciento en España.

Guillermo Fernández destacó que no se trata de un diagnóstico sobre la crisis sino un informe sobre un modelo que está ampliando las desigualdades entre ricos y pobres a gran velocidad. Dos tercios de la población en situación de exclusión social estaba pasando serias dificultades antes de la recesión. Lo que ha hecho la crisis, afirma, es «ahondar en esas diferencias». Además, lamenta que las personas en esta situación acuden más a Cáritas que a los servicios públicos, lo que «significa que estamos cumpliendo una función de manera permanente que corresponde» a las administraciones públicas.

Monseñor Asenjo, por su parte, mostró su «orgullo» por la labor «ejemplar» que está realizando el conjunto de la Iglesia y especialmente Cáritas «ante tanto sufrimiento».

Toda la actualidad en portada

comentarios