La eurodiputada andaluza Teresa Rodríguez ha pactado con el líder de Podemos una candidatura conjunta en Andalucía
La eurodiputada andaluza Teresa Rodríguez ha pactado con el líder de Podemos una candidatura conjunta en Andalucía - EFE/Javier Martín
política

Teresa Rodríguez se aliará con Pablo Iglesias para liderar Podemos Andalucía

La eurodiputada cederá la mayoría de su candidatura al sector oficialista de Podemos y dejaría hueco a miembros de la CUT. Las bases, «defraudadas», presentarán una lista paralela

Actualizado:

La militancia en Izquierda Anticapitalista de Teresa Rodríguez ya no parece ser un problema para que pueda ostentar un cargo de dirección interna en Podemos. La eurodiputada gaditana, que renunciase por esta «incompatibilidad» a la posibilidad de presentar su candidatura a la Secretaría General de Podemos y por tanto, de representar al sector crítico frente a Pablo Iglesias a nivel nacional, ya cuenta con la venia del líder del partido para optar a un puesto de responsabilidad dentro de su dirección interna.

El propio Pablo Iglesias ya abrió las puertas a limar asperezas con el sector crítico a través de su perfil oficial en Twitter después de que Rodríguez hiciese pública su intención de optar a liderar Podemos Andalucía. En su mensaje, aclaraba haber pedido a Rodríguez y a su secretario de organización,el también andaluz Sergio Pascual, «que exploren juntos la posibilidad de construir la candidatura más fuerte posible para Andalucía».

En consecuencia, Rodríguez ha trabajado junto a uno de los hombres fuertes de Iglesias en una lista unitaria que optará a liderar el Consejo Ciudadano andaluz. Apenas tres semanas después de la orden de Iglesias, la negociación parece haberse cerrado con un acuerdo que pasa, según fuentes internas de Podemos, porque Rodríguez opte a la secretaría general de Podemos en Andalucía a costa de ceder al sector afín a Iglesias la mayoría de la lista de 35 personas que la acompañarían en el proceso. De este modo, una veintena de los nombres de la candidatura que se presentará en los próximos días serían próximos a Claro que Podemos mientras que de los restantes, en torno a una docena, serían designados por Rodríguez. Quedaría en el aire un cupo minoritario que acogería a miembros de la CUT recientemente escindidos de Izquierda Unida.

Este pacto serviría a Iglesias para acallar a una de las voces críticas de Podemos a nivel nacional, dar sensación de unidad interna tras la baja participación y el polémico proceso municipal y para controlar en cierto modo la ejecutiva en una de las plazas más relevantes del país. Por su parte, contar con el apoyo explícito de Iglesias permite a Rodríguez multiplicar sus opciones de proclamarse secretaría general andaluza en el proceso que concluirá el próximo 14 de febrero y que, además de darle el poder de Podemos en la región, le permitirá entrar finalmente en la ejecutiva nacional de Podemos como una de los 17 responsables autonómicos que completarán el Consejo Ciudadano encabezado por Iglesias.

Además, Rodríguez se haría fuerte ante la posibilidad de ser la candidata en unas futuras elecciones autonómicas, cuya convocatoria considera necesario adelantar:

Cañamero, en la órbita de Podemos

En todo este proceso se antoja fundamental el elemento de cohesión entre oficialistas y críticos que representa uno de los rostros más reconocibles de la CUT, el líder jornalero Diego Cañamero. El dirigente del Sindicato Andaluz de Trabajadores, que en el pasado mes de septiembre impulsó la creación de Ganemos Andalucía, conoce a Pablo Iglesias desde hace tiempo. Ya un mes antes de la fundación de Podemos ambos coincidieron en un acto en beneficio de La Corrala Utopía. En dicho acto, Iglesias proclamaba su admiración por la labor de Cañamero. Sin embargo, el exalcalde de El Coronil se ha mostrado en los últimos tiempos más próximo a las ideas de Teresa Rodríguez, con la que se ha dejado ver en numerosos actos públicos.

El propio Cañamero, tras ser consultado por ABC, ha manifestado su apoyo a la candidatura de Rodríguez, a la que considera una persona con «capacitada por su amplio historial en movimientos sociales» para liderar en Andalucía el «proceso de ilusión» abierto por Podemos. Aunque sin aclarar si habría recibido la propuesta entrar en una lista a cargos internos de Podemos, Cañamero niega que esté «en estos momentos valorando» la posibilidad de «volver a la política» tras su reciente desvinculación de Izquierda Unida.

Así, aclara que está centrado en la ocupación de La Almoraima y en el resto de citas del calendario de protestas planteado por el SAT. Sin embargo, Cañamero plantea que los miembros de la Candidatura Unitaria de Trabajadores no tendrían problema para entrar orgánicamente en Podemos puesto que se les permite la doble militancia mientras que en Podemos solo incumplen esta máxima militantes de partidos de índole estatal, siendo el caso de la CUT un partido «regionalista», aclara el líder jornalero.

Candidatura paralela impulsada por las bases

Ante este panorama, las bases más activas y críticas de Podemos en Andalucía se han movilizado ante lo que consideran «pactos desde arriba que solo construyen familias políticas y no poder popular». Así, tras sentirse «defraudados» por Rodríguez al adoptar «los modos de Claro que Podemos de elaborar listas a dedo», han puesto en marcha la plataforma Andalucía desde Abajo.

Esta iniciativa, impulsada por más de doscientas personas de todas las provincias andaluzas, se reunió este pasado domingo en Sevilla. El encuentro concluyó presentar una candidatura alternativa a la que están pactando Rodríguez e Iglesias. Dicha candidatura, apuntan desde la misma, no cuenta por ahora con rostros reconocibles más allá del secretario general de la ciudad de Málaga, José Antonio Vargas o el candidato a las europeas y miembro del Consejo Ciudadano de Sevilla, Jesús Castillo. No obstante, aseguran que su fuerza se base en unos «documentos políticos y organizativos para impulsar profundamente la ruptura democrática en Andalucía» que serán definidos y votados de manera transparente.

Iglesias y Rodríguez, juntos en el primer mitín en Andalucía del secretario general