Nuevos policías locales en la clausura de un curso organizado por la Escuela de Seguridad
Nuevos policías locales en la clausura de un curso organizado por la Escuela de Seguridad - EFE/EDUARDO ABAD
irregularidades

Investigan a cargos de la Junta de Andalucía por posible tongo en un examen

Actualizado:

La Fiscalía Superior de Andalucía ha iniciado diligencias de investigación penal para averiguar si el director de la Escuela de Seguridad Pública (ESPA), Isidoro Beneroso Álvarez, y el jefe del Servicio de Formación incurrieron en un posible delito de prevaricación en la organización y realización de un examen de Derecho en el curso de ingreso a los cuerpos de Policía Local. La Escuela de Seguridad Pública de Andalucía es el órgano de la Consejería de Justicia e Interior encargado de la formación de los miembros de seguridad pública de Andalucía, incluyendo las policías locales, bomberos y personal de los servicios relacionados con la protección civil, que tienen que superar unos cursos obligatorios que les computan para graduarse.

El punto de partida está en la protesta de los alumnos de un curso a raíz de que más de la mitad de ellos (27 de un total de 51) suspendieran un examen de Derecho Administrativo. Según informa el Sindicato Andaluz de Funcionarios (Safja) en su página web, éstos presentaron un escrito ante la ESPA asegurando que los criterios de evaluación aplicados (se exigía un 65% de respuestas correctas para aprobar y, además, las respuestas erróneas puntuaban negativamente) eran incorrectos. Pidieron la repetición del examen, a pesar de que legalmente no procedía, según les indicó uno de los responsables de la formación. Sin embargo, el sistema de evaluación es idéntico al que ha utilizado la Junta de Andalucía en las oposiciones convocadas para cubrir 3.282 puestos de trabajo en el Servicio Andaluz de Salud.

Los máximos dirigentes de la Escuela rehusaron dar a la reclamación de los alumnos el tratamiento previsto en las disposiciones vigentes, que contemplan la posibilidad de recurrir en dos instancias: primero, ante la comisión de revisión de calificaciones y, en última instancia, a la Dirección General; e, incluso, en su caso, ante la jurisdicción contencioso-administrativa. Sin tan siquiera contestar por escrito a la reclamación del alumnado, el director del ente público decidió celebrar un nuevo examen que podría incurrir en irregularidades y que dio como resultado que todos los alumnos que se presentaron a la segunda prueba sacaran unas magníficas notas, según advierte Safja.

Entre dichas irregularidades se encuentra que en la realización del mencionado examen no estuvieran presentes ni los profesores, ni el jefe del Departamento, ni los directivos de la Escuela, ni ningún otro funcionario que garantizase la rectitud, integridad y corrección de la realización del examen, que para colmo se celebró aprovechando las vacaciones de Navidad del funcionario que supervisaba las pruebas y que les suspendió. Su denuncia dio pie a la investigación de la Fiscalía, que abrió diligencias el pasado 8 de junio, apenas una semana después de conocer los hechos.

El citado curso forma parte del proceso selectivo de los aspirantes para ingresar en los cuerpos de la Policía Local. Para considerar aprobadas las oposiciones hay que superar esta prueba, que se realiza en la Escuela de Seguridad Pública. Desde la reducción del presupuesto destinado a formación, ésta constituye su principal actividad.

Antes de que la Fiscalía Superior de Andalucía acordara iniciar una investigación penal, los hechos fueron puestos en conocimiento de la Inspección General de Servicios de la Junta y de la dirección general de Interior, Emergencias y Protección Civil, de la que depende orgánica y funcionalmente la Escuela, sin que ninguna de las dos instancias adoptara decisión para restablecer la legalidad y pedir responsabilidades a sus autores, alerta Safja.