Fardos de hachís localizados en el camión - ABC
SUCESOS

Interceptan un tráiler con ocho toneladas de hachís en un polígono de Almería

La droga iba camuflada entre la carga de un camión de losas de cerámica y paneles de aluminio

ALMERÍAActualizado:

Agentes de la Policía Nacional, en una operación que ha contado con la colaboración de la National Crime Agency (NCA) de Reino Unido, han intervenido ocho toneladas de hachís ocultas en el interior de un camión de gran tonelaje localizado en la provincia de Almería, cuyo destino era su distribución en el mercado europeo. La droga iba camuflada entre la carga del tráiler simulando ser parte de un cargamento de losas de cerámica y paneles de aluminio. Los falsos pales que contenían el estupefaciente eran cubos huecos con una sola fila de losas y paneles que rodeaban la droga. El conductor del camión, que portaba más de 177.000 euros en efectivo, ha sido arrestado.

La operación se puso en marcha después de que tanto la Policía Nacional como la NCA británica tuvieran conocimiento de la existencia de un grupo de narcotraficantes afincado en la costa sur de España dedicado al transporte y distribución de hachís a diferentes países europeos, especialmente el Reino Unido. La organización camuflaba la sustancia en transportes legales y regulares con tránsito hacia Europa, utilizando sistemas de embalaje y ocultación legítimos para dificultar la detección policial.

Tras varias gestiones, los investigadores detectaron un nuevo cargamento e identificaron un camión de gran tonelaje que iba a ser utilizado como medio de transporte. El vehículo fue localizado en un polígono industrial de la provincia de Almería. Los agentes interceptaron el tráiler antes de que comenzara su travesía hacía Europa y comprobaron que carecía de cualquier tipo de documentación que acreditase la procedencia de la mercancía que estaba transportando, por lo que había sido cargada recientemente.

Tras registrar el semirremolque, los investigadores comprobaron que la carga eran losas de cerámica y paneles de aluminio y localizaron ocultos 273 fardos con un peso total de ocho toneladas de hachís. La droga iba oculta en el interior de falsos pales que eran cubos huecos, con una sola fila de losas y paneles rodeando el hachís, por lo que fue necesario desmontarles por completo para su detección. En ese mismo instante fue detenido el conductor del camión.