El agente abandonó su puesto para ver el Almería-Barcelona de noviembre de 2014
El agente abandonó su puesto para ver el Almería-Barcelona de noviembre de 2014 - ABC
TRIBUNALES

Multan a un guardia civil por abandonar su servicio para ver al FC Barcelona

El agente del Seprona cometió una falta grave al desatender el control de incendios forestales para irse al estadio de fútbol de la UD Almería

ALMERÍAActualizado:

Un cabo primero del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha sido sancionado por el Tribunal Militar Central por abandonar su puesto de trabajo para presenciar en el Estadio de los Juegos Mediterráneos el encuentro que disputaron la UD Almería y el FC Barcelona en noviembre de 2014.

El juez, que deja abierta la vía de impugnación de su resolución ante el Tribunal Supremo, desestima el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el efectivo de la Benemérita contra la resolución dictada en su día por la Dirección General de la Guardia Civil. En concreto, los mandos del Instituto Armado le sancionaron con la pérdida de cinco días de haberes con suspensión de funciones al considerar que cometió una falta grave al «desatender un servicio».

Su papeleta de servicio del 08 de noviembre de 2014 advertía de que como jefe de pareja en compañía de otro agente auxiliar debía efectuar controles y patrullas para la protección de flora, bosques y montes y prevenir incendios forestales en una zona al Sur de la Sierra de los Filabres. Sin embargo, sobre las 16.20 horas en «plena ejecución» de su servicio, en compañía de su pareja de patrulla se desplazó hasta el Estadio de los Juegos Mediterráneos, ubicado a cerca de medio centenar de kilómetros de donde hacía la ronda, para presenciar el encuentro entre la UD Almería y el FC Barcelona.

Accedió al campo y se situó en uno de los vomitorios. Sin embargo, su presencia fue advertida por el inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía, que se encontraba coordinando la seguridad del evento deportivo. El mando policial contactó por teléfono con la Central Operativa de Servicio (COS) de la Comandancia de Almería para interesarse por los motivos que llevaban a la patrulla del Seprona a encontrarse en el estadio.

Desde la Comandancia le informaron de que su presencia no obedecía a la prestación de servicio alguna para el desarrollo del encuentro de fútbol, por lo que el funcionario del 091 le requirió a la pareja de guardias civiles que abandonasen las instalaciones. En su sentencia, el juez apunta que el cabo primero del Seprona «se encontró durante al menos media hora dedicado a una actividad de mero pasatiempo o recreo, como es la visión en directo de un partido de fútbol, a casi cincuenta kilómetros del lugar donde debía desempeñar el trascendente servicio de protección de la naturaleza encomendado».