ECOLOGÍA

Restringen el acceso a las playas vírgenes de Cabo de Gata

Medio Ambiente delimita los accesos a las playas vírgenes del parque natural para salvaguardar su estado actual

Cala Barronal, una de la playas protegidas
Cala Barronal, una de la playas protegidas - ABC

Como si de una intervención policial se tratara, la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha puesto en marcha su particular operación jaula en el parque natural de Cabo de Gata-Níjar. El objetivo no es otro que el de evitar la afluencia masiva a las costas virginales y propiciar un uso responsable de las mismas para mantener su valor añadido y potencial turístico.

El bloqueo por tierra, mar y aire afecta fundamentalmente a las playas situadas entre Genoveses y Cala Carbón, a las que podrán acceder una cifra limitada de vehículos terrestres, así como un máximo de cinco embarcaciones por agrupamiento, esto es, en un radio de una veintena de metros. Es la primera vez en la historia que la Junta de Andalucía regula el acceso por vía marítima a estas playas tras las quejas suscitadas por diferentes colectivos después de que el pasado año se incrementara notablemente el número de yates, motos acuáticas y otras embarcaciones de recreo que fondeaban frente a las emblemáticas calas.

El número elevado de embarcaciones pone en riesgo la conservación de las especies marinas

No obstante, el agrupamiento de un mayor número de artefactos podrá ser autorizado por la Junta mediante petición «suficientemente justificada de los interesados». El problema se ha motivado en los últimos años donde ha crecido de manera significativa la cantidad de artefactos flotantes y debido a la inexistencia de una regulación específica para su uso en áreas del litoral. Estas carencias y faltas de control ha dado lugar a «aglomeraciones en áreas especialmente sensibles y que suponen un riesgo para la conservación de las especies marinas propias del área intermareal además de una degradación de los valores estéticos y paisajísticos propios de estas áreas».

Las zonas donde se registran las mayores incidencias y donde la administración autonómica se va a emplear con más celo son las ubicadas a poniente de la barriada costera de San José, perteneciente al término municipal e Níjar. En esta parte del parque natural se encuentran las playas naturales con mayor valor ecológico y paisajístico.

La Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Almería regula desde hace años el acceso rodado a dichas playas ante el aumento de la afluencia que une la barriada de San José con el aparcamiento de Cala Carbón en época estival, a tenor de que el flujo de vehículos motorizados «supera la capacidad de carga» y «supone un factor de degradación de sus valores naturales y paisajísticos, además de un riesgo para la seguridad y el bienestar de las personas».

Playa de Mosul
Playa de Mosul- ABC

Y es que, estos parajes naturales carecen de servicios básicos tanto sanitarios como de seguridad o salubridad para que pueda atenderse a la gran aglomeración de personas y vehículos que se genera durante la temporada estival. En los últimos años, pese a las medidas puestas en marcha, se ha constatado «graves problemas de colapsos en las vías de acceso que impiden que se cuente con las condiciones mínimas de seguridad en caso de incendio forestal o de cualquier otra situación de emergencia que pueda producirse».

Como viene ocurriendo desde hace más de un lustro, las playas localizadas a poniente de San José van a ver reducido el acceso de coches, furgones y camiones hasta un máximo de 399 por día desde el amanecer hasta el atardecer. Además, quienes tengan la oportunidad de transitar hasta ellas deberán abonar una tarifa. Como medida alternativa y para un mayor disfrute de los visitantes, se van a habilitar dos autobuses lanzadera que se dispondrán para realizar la ruta de acceso con un precio de dos euros el billete de ida y vuelta o de 1,5 euros solo ida.

Aparcamientos controlados

El contrato administrativo especial para la prestación de servicios de información medioambiental, de control de accesos de entrada y salida, y de regulación de estacionamiento de vehículos contempla tres zonas de aparcamientos con 124 plazas en la Playa del Mónsul, 216 en Genoveses y 59 en la playa del Barronal. Se fija también un mínimo de dos vehículos con capacidad para entre 40 y 55 personas en servicio permanente de lunes a domingo. Las rotaciones y frecuencias de autocares podrá ser variada por la dirección del parque dando respuesta a «razones justificadas o a petición del contratista, por motivo de un incremento o una disminución consolidada en el número de usuarios previstos». En el mismo sentido, el horario también podría sufrir variaciones, en caso de «causa justificada».

No obstante, para mitigar las molestias se prevén descuentos para miembros de familia numerosa y pensionistas de entre un 20 y 50 por ciento en el primer caso y de un 30 por ciento en el segundo. Con el dispositivo se realizarán los servicios de información ambiental a los usuarios y el mantenimiento del ecosistema natural mediante la recogida de residuos abandonados diariamente. Lo que se pretende es fomentar el uso responsable de las playas evitando la masificación que da lugar al deterioro paulatino del entorno natural.

Toda la actualidad en portada

comentarios