SOCIEDAD

Tres guardias civiles arriesgan sus vidas para salvar a cuatro inmigrantes en Tarifa

Los agentes se arrojan al mar y evitan, mediante un complicado rescate, que se ahoguen en su intento de huida

ALGECIRASActualizado:

Agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Algeciras se arrojaron al mar para rescatar a los 30 inmigrantes de una embarcación que intentaba llegar a la costa, impidiendo que al menos cuatro de ellos se ahogaran.

Los hechos han tenido lugar a primera hora de la mañana de este lunes cuando el Centro Operativo de Servicio alertó de la posible llegada de una embarcacióna la playa de Los Alemanes, en Tarifa (Cádiz). Dicha embarcación, aunque era seguida de cerca por la Salvamar de Salvamento Marítimo, hacía caso omiso aparentemente a las señales y seguía navegando rumbo a Punta Camarinal, según ha explicado la Guardia Civil.

Hasta el lugar se dirigieron varias patrullas como parte de un dispositivo terrestre de la Guardia Civil. Una vez allí, cuando la embarcación se hallaba a 50 metros de costa, el patrón de la misma se lanzó al agua seguido de otras cuatro personas más. Esto motivó que la embarcación quedara a la deriva con grave riesgo de naufragio quedando a bordo unas 30 personas, en su mayoría menores.

El presunto patrón y uno de los inmigrantes consiguieron alcanzar a nado la costa y huir a pie por una zona rocosa que complicó su persecución.

Dos se aferraron a una roca y oro se hundió

De las otras tres personas que se tiraron al agua, dos consiguieron aferrarse a una roca que distaba unos 10 metros de la zona segura del acantilado. Sólo una no consiguió llegar a tierra, hundiéndose en el mar y desapareciendo bajo las aguas.

Ante estos hechos, los agentes de una de las patrulla perteneciente al Puesto de Torreplata se lanzaron al agua. Uno de sus componentes consiguió auxiliar a la persona hundida, mientras que el otro nadó hacia la embarcación al objeto de evitar su zozobra y más que posible hundimiento, toda vez que la misma se hallaba a la deriva sin máquina.

Tan pronto llegó a la altura de la embarcación, el Guardia Civil logró abordarla y, tras grandes esfuerzos, hizo que funcionara el motor liberando la hélice de una cuerda que lo enrollaba. De este modo, consiguió hacerse con el mando de la misma y acercarse a la embarcación de Salvamento Marítimo, que observaba la escena desde la distancia, ya que no podía acercarse por el peligro de embarrancar.

Finalmente la embarcación fue remolcada y traslada por Salvamar junto con el contingente de 34 inmigrantes y el guardia civil que la rescató a las instalaciones portuarias de Barbate, donde fueron atendidos por efectivos de la Comandancia de Cádiz.

Un agente, a punto de morir

El otro agente que había conseguido auxiliar al inmigrante desaparecido, comenzó a mostrar problemas para llegar a costa debido al cansancio, toda vez que la resaca y reflujo de la marea lo estrellaban repetidamente contra las rocas.

Al contemplar la escena, un tercer guardia civil se lanzó al agua para auxiliarlo, remolcando ambos efectivos al inmigrante hasta la tierra, donde fueron atendidos por otros compañeros.

El resto del dispositivo terrestre inició la búsqueda del patrón y del inmigrante que habían alcanzado tierra firme, pudiendo interceptar escondido a este último.

Finalmente, los otros tres inmigrantes que se lanzaron al agua consiguieron ser rescatados y trasladados, junto al interceptado, a las instalaciones portuarias de Barbate para ser incorporados al resto del contingente auxiliado por Salvamento Marítimo

Los tres agentes de la Guardia Civil que se lanzaron al agua, cuyo comportamiento ha sido heroico, según destaca el Instituto Armado, tuvieron que ser atendidos en un centro sanitario por lesiones y cortes leves debidos al fuerte oleaje contra las rocas, aunque no han causdo baja.