Cultura

¿Quién hizo la foto del miliciano cordobés? ¿Capa o Gerda?

El historiador Fernando Penco defiende que la autora pudo ser la pareja del fotógrafo

Exposición de negativos de Capa
Exposición de negativos de Capa - abc

Hay imágenes sobre las que nunca dejará de correr tinta. «Muerte de un miliciano», que retrata a un combatiente republicano mientras cae abatido en el término municipal de Espejo, es una de ellas. Si durante décadas el centro de los estudios ha estado focalizado en el paraje exacto en el que se tomó la fotografía, en la identidad de la víctima captada por el reportero gráfico o en si la toma estuvo trucada, el debate gira ahora en torno a quién disparó la cámara.

Que el autor de la instantánea que se ha convertido en un icono de la Guerra Civil española fue Robert Capa era un hecho apenas cuestionado, pero el escritor e historiador cordobés Fernando Penco defiende en una investigación que no está del todo claro que fuese él quien manejase la cámara justo cuando Federico Borrell acababa de ser alcanzado por el fuego enemigo.

Una pareja de reporteros

La idea que lanza este especialista en «Muerte de un miliciano» es que pudo ser Gerda Taro, la pareja de Capa y también fotógrafa de la Guerra Civil, la que tomara la imagen. Penco desarrolla esta tesis en la «I Semana de Robert Capa» que se celebra en Espejo desde hoy y hasta el próximo domingo. Las indagaciones de Fernando Penco aparecen reflejadas en su ponencia de la citada reunión sobre esta fotografía para la historia, que lleva el título de «Muerte de un miliciano: estado de la cuestión», y en el artículo «Gerda Taro: una fotógrafa olvidada», que ha aparecido en la publicación «Mito Revista Cultural». 

La chispa que prendió la duda de Fernando Penco fue el ensayo sobre «Muerte de un miliciano» que acaba de escribir Eijiro Yoshioka, el conservador de fotografía del Museo Fuji de Japón y uno de los máximos conocedores de la obra de Robert Capa. A lo largo de sus 234 páginas, repletas de premisas y razonamientos, el ensayo cuestiona, entre otras cosas, la veracidad de la foto, qué podría haber ocurrido con el negativo, quién disparó la cámara y con qué cámara se tomó la imagen más célebre del fotoperiodismo de guerra del siglo XX. Penco subraya que «Yoshioka me envió su libro como gratitud por mis trabajos que ubicaban definitivamente la imagen en la Haza del Reloj, en Espejo, y dedicaba el capítulo 4 de su ensayo a mis investigaciones».

Una Reflex

El especialista japonés tiene la certeza de que el autor de la imagen fuera Capa, pero introduce un elemento clave que para Penco abre la caja de los truenos. «El que la imagen se hubiese tomado con una Reflex Korelle, la cámara que empleó Gerda Taro entre agosto y septiembre de 1936 (mes en que el miliciano abatido fue fotografiado), y no con la Leica de Capa, como se creía hasta ahora, ha abierto un nuevo camino, provocando en mi caso serias dudas acerca de quién fue verdaderamente la persona que pulsó el disparador de la cámara en el momento en que el miliciano caía al suelo».

¿Por qué concluye Eijiro Yoshioka que la foto se hizo con la Reflex Korelle de Taro y no con la Leica de Capa? Porque está realizada con una película de formato 6 x 6, propia del primero de los dos aparatos.

En sus artículos, el historiador cordobés destaca que «hasta febrero de 1937, fecha en la que por algún motivo hay una ruptura en el proceso de autopromoción de la pareja, ambos fotógrafos firmaban indistintamente bajo el sello Capa Photo, con lo que consolidaron una marca para su proyecto fotográfico común, ya que Gerda también publicó sus fotografías bajo la marca ficticia de Capa». Taro murió en El Escorial, en julio de 1937, después de que la aplastara un vehículo oruga mientras hacía fotos. Capa siguió camino. Años después dejó más imágenes para la historia: las del desembarco aliado en Normandia.

Toda la actualidad en portada

comentarios