Aspecto que presentaba ayer el pabellón de Intercaza
Aspecto que presentaba ayer el pabellón de Intercaza - VALERIO MERINO
intercaza

Sembrando las ventas

Actualizado:

Cuantificar las ventas que cierran los propietarios del centenar de expositores que componen esta edición Intercaza es, simplemente, imposible. Al igual que un buen rifle o escopeta, la feria dispara y no consigue beneficios en el acto, sino que le llegan con el retroceso de la culata. «Lo que hacemos aquí es sembrar para recoger más adelante», señalan los responsables de la armería Millán. Con esta misma idea participan por primera vez los armeros Hermanos García Ruiz, de Palma del Río. «En lo que llevamos de feria hemos repartido 3.000 tarjetas», indica el responsable del stand.

Son muchos los que se acercan atraídos por las ofertas y las presentaciones en exclusiva de nuevos productos. «En esta feria traemos la escopeta Beretta 690, que es la primera vez que se presenta al público», señala un armero. Obviamente, nadie va a comprar un rifle o un arma de más de 3.000 euros por un simple impulso. «Pero aquí ven el producto, lo tienen en sus manos, lo tientan... y se llevan una tarjerta de visita», señala otro empresario.

Que los beneficios llegan a corto plazo lo saben muy bien en el negocio regentado por la familia Varona. Durante los días de muestra de Intercaza, el expositor de la reconocida armería apenas expone una o dos armas. Se centra más en los objetos que saben que van a tener salida directa, como calzado y ropa. «Los días inmediatamente después de la feria notamos el incremento de visitas», señala la responsable del stand Armería Varona. «Vienen sobre todo buscando munición, y lo hacen más que todo por la cercanía de las monterías», matiza.

¿Qué volumen de negocio se cerró en los distintos acuerdos cerrados en el II Workshop Internacional celebrado en Intercaza? El responsable de su organización, Julio González, señala que «aquí ponenos en contacto a compradores y vendedores, se crean sinergias y es difícil valorar la cuantía de las ventas». Con el tiempo cuajaran los acuerdos gestados en Intercaza. «Han venido inmobiliarias, sobre todo de Inglaterra, para comprar fincas», indicó González. Operaciones que por su complejidad son imposible de cerrar en un día, pero que son posibles gracias a esta feria.

Aunque de sobra son conocidos los productos monteros de El Canito, marca con la que comercializan su chorizo de venado o cabeza de jabalí estos artesanos de Villaviciosa, en este tipo de ferias se promociona aún más la marca y se logran ganar más clientes. El bullicio en torno al expositor para adquirir estos manjares era constante y la gente paseando por la muestra con bolsas con la marca de esta empresa villaviciosana. Los responsables de expositores gastronómicos son, junto a los negocios de cuchillos, los que hacen su agosto en Intercaza. «Por esa misma razón hemos intentado este año minimizar al máximo estos stand para crear un perfil más profesional, no tanto de venta directa pero sí de negocio a corto o largo plazo», señalan fuentes del Consorcio Provincial de Desarrollo Económico, que ha dirigido la organización de una feria que ayer registró colas.

Escaparate montero

De hecho, este año sólo ha habido un representante de este negocio: Cuchillería de Albacete. Y sus productos desde dos euros causaban ayer furor y agolpaban al público en los escasos metros cuadrados del expositor.

Y luego están aquellos que llegan a la feria de la caza referente en Andalucía con todo el pescado vendido. Es el caso de los organizadores de monterías, a sólo unas semanas de la apertura de la veda, y que llegan a Intercaza con todos sus puestos adjudicados. «Aquí hacemos un trabajo de cara al público, de agradecimiento a nuestros clientes, es el marco ideal para invitarlos a una copa y pasar un buen rato», señala José Morillo-Velarde, de la empresa Cinegética Los Barrancos. «Es muy difícil que aquí cierres la venta de un puesto, porque nuestros clientes son como nuestra familia, año tras año son los mismos», señala. Y es que Intercaza bien vale para un negocio que para un buen día de ocio.