Nazarenos del Nazareno en el interior de la Catedral
Nazarenos del Nazareno en el interior de la Catedral - ARCHIVO
ADECUACIÓN

¿Cómo se ha retirado la cera en la Mezquita-Catedral de Córdoba?

Los técnicos del Cabildo catedralicio han realizado estas labores de limpieza durante estos días

CÓRDOBAActualizado:

La Semana Santa de 2017 ha sido histórica para la ciudad, con todas las hermandades realizando su estación de penitencia en la Catedral y completando sus recorridos sin incidencias destacables. Uno de los aspectos que mayor alegría causó a los cofrades en los días previos a la Semana Mayor fue la posibilidad de que los nazarenos accedieran al Patio de los Naranjos y al interior de las naves catedralicias con sus cirios encendidos. Pero, ¿cómo se ha retirado la cera en la Mezquita-Catedral?

Según han explicado fuentes del Cabildo de la Catedral a este periódico y como se pudo comprobar durante el discurrir de las hermandades por el interior del templo, a lo largo de todo el circuito interior se instalaron una serie de alfombras. Este tejido, de carácter desechable, se dispuso a lo largo de las naves catedralicias con el objetivo de que la cera de los nazarenos se depositase encima de la misma. De esta forma se evitaría que la cera callera directamente sobre el suelo del templo.

Limpieza exhaustiva

Además, los técnicos del Cabildo de la Catedral, tras cada jornada de la Semana Santa, realizaron labores de limpieza en todo el conjunto con el objetivo de mantenerlo lo más limpio posible. Asimismo, las pequeñas manchas o gotas de cera que pudieran haber caído fuera de estas alfombras se retiraron con total celeridad por estos mismos técnicos, utilizando para ello rascadores y herramientas que derritiesen esta cera para poder quitarla fácilmente.

En cuanto a la limpieza exterior en el Patio de los Naranjos, el presidente del Cabildo de la Catedral, Manuel Pérez Moya, explicó a ABC que se han utilizado máquinas de agua a presión para «no deteriorar la piedra». Finalmente, desde el Cabildo de la Catedral agradecen al Ayuntamiento de Córdoba la rapidez con la que se ha procedido al desmontaje de los palcos, estando prácticamente desmontados sólo un par de días después del Domingo de Resurrección.