CRÍTICAS

IU insiste en que no es segura la carrera oficial de Córdoba que ellos han organizado

La formación, con áreas de gobierno municipales, dice que «privatiza» la Semana Santa

Montaje de palcos en la calle Torrijos
Montaje de palcos en la calle Torrijos - VALERIO MERINO

«La seguridad de las personas en la carrera oficial no está garantizada». Lo dice una formación con mando en varias áreas de gobierno en el Ayuntamiento de Córdoba: Izquierda Unida. La formación insiste en cargar contra el nuevo recorrido común que se estrena esta Semana Santa de Córdoba 2017 y dice que supone una forma de «privatizar» la Semana Santa.

Para la asamblea local de IU en la ciudad de Córdoba la Semana Santa cordobesa es una fiesta que «sobrepasa los valores religiosos, para crear una cita de interés turístico-cultural», y en ese marco, cualquier cambio «debería contar con la participación de la ciudadanía, en especial de los núcleos de población más afectados».

Libre circulación

En este sentido, IU insiste en que, desde el respeto al patrimonio histórico, la seguridad ciudadana y la libre circulación de personas, cualquier cambio en su recorrido así como de la correspondiente colocación de palcos y sillas, no debe realizarse sin un consenso previo, con «espacios de opinión y toma de decisiones». Por eso insisten en que la seguridad para las personas no está garantizada, a pesar de que la colocación de palcos y sillas la hace el Área de Infraestructuras, que está en sus manos y que dirige su concejal Amparo Pernichi.

Según Izquierda Unida, el Patio de los Naranjos, que tendrá un aforo de 1.920 personas de pie, no dispone de una evacuación segura, puesto que de los seis accesos al monumento, dos son para las procesiones, dos para los palcos y sillas y uno para la entrada y salida de peatones. Queda sólo uno para la salida en caso de evacuación, con el agravante de que esta vía, la de la Puerta de los Deanes, da directamente al recorrido procesional en Carrera Oficial.

IU cree que debería haber visión para personas que se sitúen tras los palcos

La organización señala también que la ubicación de las sillas debería garantizar la estancia y la libre circulación de personas, y no ocupar todo el espacio tal como está previsto. Asimismo, la altura de los palcos no debería superar un metro cincuenta para no impedir la visión a las personas de a pie. Es decir, pretenden que la carrera oficial se pueda ver sin ocupar una silla ni palco, ni por lo tanto pagar. Por eso insisten en que se tendría que haber escuchado al Consejo de Movimiento Ciudadano, a los Consejos de Distrito, a los residentes y a los comerciantes.

No han pedido las mismas autorizaciones cuando Izquierda Unida ha utilizado para actos de partido instalaciones propias del Ayuntamiento de Córdoba, como la sede de Vimcorsa o el Centro de Recepción de Visitantes.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios