La Virgen de la Victoria, cuando procesionaba el Domingo de Ramos
La Virgen de la Victoria, cuando procesionaba el Domingo de Ramos - ABC
HISTORIA

Cuando la Virgen de la Victoria de Córdoba procesionaba el Domingo de Ramos

La imagen acompañó al Señor de los Reyes hasta que la Virgen de la Palma se incorporó en la Semana Santa de 1994

CÓRDOBAActualizado:

María Santísima de la Victoria, titular letífica de la hermandad de la Entrada Triunfal, recorrerá en procesión las calles del barrio de San Lorenzo el próximo 23 de septiembre tras varios años sin hacerlo. Un acto que la cofradía del Domingo de Ramos lleva preparando desde hace algún tiempo y que sus hermanos esperan con mucha ilusión. Sin embargo, la Virgen de la Victoria no siempre fue una imagen de gloria, ya que durante varios acompañó en su estación de penitencia a Nuestro Padre Jesús de los Reyes.

La imagen, una talla anónima del siglo XVIII, se unió a la hermandad de la Entrada Triunfal tras ser restaurada en el año 1982, año en el que la corporación había concluido su filiación con la hermandad del Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas. Sin embargo, no sería hasta unos años más tarde cuando la Virgen de la Victoria se incorporaría a la estación de penitencia de la corporación de San Lorenzo, en el Domingo de Ramos del año 1986.

Convertida en advocación de gloria

Bajo palio y acompañada por la jovialidad que caracteriza a la hermandad de la Entrada Triunfal, María Santísima de la Victoria procesionó junto al Señor de los Reyes hasta el año 1994, año en el que la imagen se sustituye por María Santísima de la Palma, obra del imaginero cordobés Francisco Romero Zafra. A pesar de ello, la Virgen de la Victoria no sería retirada del culto sino que la hermandad la reconvertiría en imagen con una advocación de Gloria. Para ello, el propio Romero Zafra restauró la talla, realizando la imagen de un niño Jesús que desde entonces acompaña a la Virgen de la Victoria.

La Virgen de la Victoria, en la actualidad
La Virgen de la Victoria, en la actualidad- ANDRÉS FRESNO

De aquel palio con el que procesionó la Virgen de la Victoria la hermandad de la Entrada Triunfal aún conserva las bambalinas frontal y trasera bordadas, mientras que los varales son los que aún utiliza en la actualidad la Virgen de la Palma en su salida procesional. De esta forma, el próximo 23 de septiembre la hermandad de la Entrada Triunfal vivirá una jornada muy especial, donde la Virgen de la Victoria volverá a encontrarse con su barrio, aquel que durante varios años la vio procesionar como Dolorosa y que ahora la verá de nuevo de forma gloriosa.