Procesión del Niño Jesús de la Compañía
Procesión del Niño Jesús de la Compañía - ÁLVARO CARMONA
ACTUALIDAD

Los más pequeños acompañan al Niño Jesús de la Compañía de Córdoba

La principal novedad fue el estreno del paso, de estilo renacentista y con ocho capillas

CÓRDOBAActualizado:

Tan sólo han pasado dos días del recién estrenado 2018 y Córdoba ya disfrutó este martes de la primera procesión. Por segundo año consecutivo, el Niño Jesús de la Compañía fue el encargado de abrir el año cofrade con un desfile religioso en el que los más pequeños fueron los grandes protagonistas. Una procesión –organizada por la hermandad del Sepulcro- que tuvo lugar desde la parroquia del Salvador y Santo Domingo de Silos, más conocida como la Compañía, y que se llevó a cabo por las calles del centro con el acompañamiento musical de la Agrupación de la Sagrada Cena.

De esta forma, a primera hora de la tarde la Plaza de la Compañía se vestía de gala para recibir a la dulce imagen del Niño Jesús. Abriendo camino, una hilera de más de un centenar de niños-la mayoría cercanos al colegio de la Inmaculada, a la parroquia o a la hermandad del Sepulcro-  que portaban una vela para alumbrar a la entrañable imagen, ataviada con una túnica bordada de color burdeos. En cuanto al exorno floral, la empresa Pinsapo fue la encargada de adornar el paso con un variado floral en tonos rojizos.

Una de las grandes novedades fue el estreno del nuevo paso que portaba a la imagen del Niño Jesús. Una pieza que la hermandad del Sepulcro presentó hace apenas unos días de estilo renacentista, obra de Juan Pérez Sánchez (autor de la talla del paso de la Urna) y Jorge Domínguez Conde, siguiendo un diseño de un hermano de la cofradía.

Recogida de juguetes

Además del carácter litúrgico del desfile, esta iniciativa ha tenido desde su nacimiento un sentido solidario. Asimismo, si el año pasado se recogieron alimentos no perecederos, en esta ocasión los niños participantes, y todas las familias que han querido colaborar, han donado juguetes nuevos destinados a la obra social de Cáritas Parroquial, que los repartirá en los próximos días de cara a la llegada de los Reyes Magos.

La calle Santa Victoria, Ángel de Saavedra, Sevilla o Barroso fueron algunos de los afortunados rincones que disfrutaron con la presencia del Niño Jesús de la Compañía antes de la llegada del mismo a la bulliciosa Plaza de las Tendillas. No obstante, el buen tiempo y las fechas navideñas invitaron a muchos cordobeses a acercarse a la procesión, que regresó a su templo alrededor de las siete de la tarde.

Hay que recordar que esta procesión se enmarca en el programa de actividades de la Escuela de Nazarenos, formada por un grupo de alumnos del Colegio de la Inmaculada junto a jóvenes de la parroquia de la Compañía y de la hermandad del Santo Sepulcro.