ARTE

El Resucitado de Belmonte

El artista cordobés realizó esta obra por encargo del pintor ya fallecido Cristóbal Toledo

Rostro del Resucitado de Belmonte
Rostro del Resucitado de Belmonte - ABC

Siempre es difícil crear y plasmar la imagen del Señor Resucitado. Y más para un autor que no suele trabajar con imágenes religiosas. Pero José María Belmonte logró modelar una realista imagen del momento de la resurrección del Señor. Un trabajo que realizó durante el año 2014 a petición del pintor castrense, Cristóbal Toledo, el artista que pintaba con la boca, y que falleció el pasado verano.

La talla está realizada en resina de poliéster policromada y estucada, y su tamaño es de 1,90 metros, algo mayor que el tamaño natural. «Quise apoyar la figura sobre la punta del pie para crear el efecto de ascensión, como si el Resucitado levitara en el aire», explica su autor. Asimismo, el proceso creativo duró dos meses y la policromía la realizó Rafael Cervantes.

Esta obra, que es una de los pocos trabajos religiosos de Belmonte, fue bendecida en la iglesia de La Compañía por el sacerdote Juan Moreno.

El Resucitado de Belmonte está expuesto desde entonces en la casa museo que el artista Cristóbal Toledo poseía en la localidad de Castro del Río, aunque su idea fue siempre la de que «procesionara en Semana Santa por las calles de su municipio», recuerda José María Belmonte.

Toda la actualidad en portada

comentarios