La Virgen de las Angustias en la Semana Santa de Córdoba
La Virgen de las Angustias en la Semana Santa de Córdoba - ÁLVARO CARMONA
EFEMÉRIDES

Semana Santa de Córdoba: 460 años de la fundación de la hermandad de las Angustias

La corporación de San Agustín es la decana de las cofradías de la ciudad

CÓRDOBAActualizado:

El 2018 es un año lleno de aniversarios paras las hermandades y cofradías cordobesas. Al 400 aniversario de la llegada del Santísimo Cristo de Gracia o el centenario refundacional de la hermandad de la Expiración, hay que sumar otras efemérides como el 40 aniversario del Señor de la Coronación de Espinas o el 75 aniversario de Humildad y Paciencia. Sin embargo, a pesar de que no ha tenido tanto protagonismo como las citadas fechas, en este año se celebra también el 460 aniversario fundacional de la hermandad de las Angustias, la decana de las cofradías cordobesas.

Fue un 13 de marzo de 1558 cuando un grupo formado por unos 50 cofrades fundó la hermandad en el antiguo convento de San Agustín. Una corporación que con el paso de los años fue creciendo y ganando notoriedad, decidiendo encargar sus imágenes titulares al insigne escultor cordobés Juan de Mesa y Velasco, que residía en Sevilla. Dicho encargo fue realizado por Fray Pedro de Góngora a través del padre provincial de los agustinos. De esta forma, el conjunto se ejecutó en torno al año 1627, siendo ésta la última obra de Juan de Mesa antes de su repentino fallecimiento.

La continuidad en el tiempo, desde el momento de su fundación, convierte a la hermandad de las Angustias en la cofradía decana de la Semana Santa de Córdoba. A este hecho, como relata la web de la propia hermandad, se une la estrecha vinculación del Beato Álvaro de Córdoba con la advocación de las Angustias, ya que cuando vino a Córdoba para iniciar la reforma de la Orden de Predicadores, al entrar en San Pablo, y antes incluso de ver al prior, rezó ante una imagen de esta advocación. «Adoró al Santísimo Sacramento y después a la Virgen de la Soledad y Angustias de la Virgen, empleo antiguo de su devoción» , tal y como indica el libro «Vida y milagros de San Álvaro de Córdoba», obra de Fray Juan de Ribas.