Pasaje Maruja Cazalla, donde se produjeron los hechos
Pasaje Maruja Cazalla, donde se produjeron los hechos - A.C.
SUCESOS

La agresión al policía de paisano en Córdoba se inició en el portal de los presuntos autores

El agente, que no reside en la zona donde se produjeron los hechos, asegura que recibió una paliza cuando «paseaba por allí»

CÓRDOBAActualizado:

La refriega que el pasado día 5 de mayo acabó con un agente de la Policía Nacional en el Hospital Reina Sofía en el pasaje Maruja Cazalla de Córdoba, en las inmediaciones de Las Margaritas, se inició en el acceso al portal de la vivienda de M.J.D., quien, presuntamente atacó al efectivo que iba de paisano y al que, según la declaración del policía, se sumaron otras tres personas más: su madre, su hermana y la pareja de esta.

Así lo corrobora el atestado del suceso, al que ha tenido acceso este periódico, y que refleja que los agentes encargados del caso «observaron numerosas manchas de sangre en las escaleras de acceso al portal [...], lugar donde sucedieron los hechos».

El policía, que no vive en esa zona, manifestó que «cuando pasaba por allí [pasaje Maruja Cazalla, sobre las 2.00 horas del sábado 5 de mayo], M.J.D. se dirigió a él de forma despectiva, espetándole "vas a pasar tú por aquí", a lo que el agente le respondió de forma afirmativa y el anterior se le abalanzó y comenzó a agredirlo», recoge el atestado.

Entonces, el agente se defendió, pero aparecieron la hermana y la madre de M.J.D., que comenzaron a golpearle. Un compañero del policía, que reside cerca, «escucho el alboroto en el patio interior del pasaje, por lo que se asomó a su ventana y al observar la agresión que se estaba produciendo, bajó, y al identificar al agredido como compañero del Cuerpo Nacional de la Policía, intentó mediar, separando a las partes e intentando salvaguardar la integridad física del agredido». Fue este quien declaró que además de M.J.D. había un cuarto atacante, que ya no se encontraba en el lugar de los hechos cuando acudieron las unidades de Seguridad Ciudadana. Este cuarto autor estaba en libertad condicional tras cumplir parte de una condena por homicidio, si bien tenía una requisitoria judicial.

El agente resultó con múltiples lesiones, como politraumatismo facial y craneal con pérdida de conciencia; varios hematomas en la cara, una herida contusa en la cabeza (llegó a ser agredido con un palo) y múltiples excoriaciones a nivel facial y craneal. El informe forense estimó que estas lesiones «curarán, en condiciones normales y siempre que no existan complicaciones, en un plazo de diez días».

Por su parte, M.J.D. también resultó con heridas, como excoriaciones, equimosis e impotencia funcional en el hombro derecho. El médico que lo vio fijó en 14 días el tiempo preciso para su recuperación.

M.J.D., su madre y su cuñado se encuentran en prisión (la hermana quedó en libertad con cargos). La causa está en el Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba.