David Jiménez lanza a portería ante la oposición del defensor del Barcelona Cedric Sorhaindo
David Jiménez lanza a portería ante la oposición del defensor del Barcelona Cedric Sorhaindo - M. G.
BALONMANO

Ángel Ximénez Avia de Puente Genil, arrollado por el FC Barcelona

El conjunto catalán dobla en el marcador al bloque pontano en la jornada de la Liga Asobal

PUENTE GENILActualizado:

Victoria indiscutible, tan razonable como asombrosa y admitida, del Barcelona Lassa en el Pabellón Alcalde Miguel Salas de Puente Genil. Algo más de dos decenas de minutos resistió el Ángel Ximénez para acabar rindiéndose (19-38) a la infinitud de virtudes aplastantes del conjunto de Xavi Pascual.

Un sorpresivo y falaz equilibrio inaugural redujo los palmarios contrastes que ubican al Ángel Ximénez y al Barcelona Lass en dos estratos inalcanzables. El conjunto de Xavi Pascual, imponente y exhibiendo una activación óptima desde el calentamiento, incurrió en inusuales pérdidas y chocaba repetidamente contra un Álvaro de Hita infranqueable en la portería.

El lateral francés N’Guessan, autor de cuatro goles en 14 minutos, se erigió como solista del Barcelona hasta que se agotó el primer cuarto de hora. Los de Quino Soler, sustentados en una concentración excelente y aplicando una fortaleza adecuada, contrarrestaban las envergaduras ciclópeas y las impactantes alturas de los rivales.

El actual líder de la Liga Asobal emitía ataques rápidos, método de transición hasta que consiguió descabalgar a su oponente antes del intermedio. La escuadra de los cinco campeones de Europa con la Selección Española –Ariño, Entrerríos, Morros, Pérez de Vargas y Victor Tomás, homenajeados en los prolegómenos del duelo- disminuyó su eficacia hasta mínimos para favorecer un tanteo homogéneo.

El plantel blaugrana solamente fabricó cinco tantos en 15 minutos -16 en el acto inicial-. El ecosistema se resquebrajó al generarse una ventaja de seis dianas registrada por el Barcelona Lassa en el tramo final del primer tiempo. La compensación y las mínimas diferencias entre las dos unidades del Ángel Ximénez resultaron esenciales en la ecuanimidad finalmente destrozada.

El contexto tampoco contribuyó a espolear al cuadro de Soler. Un ambiente gélido imperó en el partido que más expectación suscita cada temporada. La causa no admitía discusión. Hasta Viran Morros, componente del PSG la próxima campaña, preguntaba por en el descanso por el resultado que campeaba en el Real Madrid frente a los de Uani Emery.

El tiempo muerto solicitado por Quino Soler al trazarse una desventaja de tres aciertos se confirmó estéril en su propósito de ralentizar la avalancha del oponente. Ni la producción ofensiva de Rudovic, asumiendo, de un modo inteligente y responsable, el liderazgo, ni de David Jiménez, los máximos artilleros del Ángel Ximénez contemporizaron el acelerón supersónico del Barcelona.

El segundo tiempo discurrió entre la incapacidad y abatimiento del Ángel Ximénez y la diversión de un Barcelona Lassa irrefrenable. Aitor Ariño y Wael Jallouz advirtieron, nada más reanudarse el choque, de las intenciones con las que retornaban de vestuarios. El capitán Cuenca festejó su primer gol de la noche cuando las distancias, antes encubiertas, comenzaban a agigantarse. Xavi Pascual soltó en la pista a efectivos como Raúl Entrerríos y Valero Rivera, ejecutor más brillante del compromiso con 9 goles, y el luminoso se multiplicó a favor del equipo barcelonés. Solo resistió en el Ángel Ximénez un David Jiménez que obsequió a los espectadores con varios relámpagos de patente propia. El Barcelona Lassa completó su desfile triunfal doblando en el marcador al Ángel Ximénez AVIA Puente Genil, obteniendo, un lógico y realista 19-38.