Un turismo pasa por delante de la fábrica de Pastas Gallo
Un turismo pasa por delante de la fábrica de Pastas Gallo - A.O.S.
ECONOMÍA

¿Qué le aporta a Córdoba el cambio de la sede social de Pastas Gallo?

El Ayuntamiento de El Carpio tendría una sustancial entrada de recursos por la vía del Impuesto de Actividades Económicas (IAE)

CÓRDOBAActualizado:

¿Qué aporta el cambio de sede social de Cataluña a El Carpio? La realidad es que se trata de un elemento simbólico pero obedece a simbolismos por el que los territorios pujan. Lo usual es que la sede social y la fiscal sean la misma. En ese sentido, uno de los mayores beneficiarios sería el Ayuntamiento de El Carpio que tendría una sustancial entrada de recursos por la vía del Impuesto de Actividades Económicas, que solo pagan las empresas de más de un millón de euros de facturación. Las empresas, además, tienen mayor presencia corporativa en aquellos lugares donde tiene la razón social.

Productos Alimenticios Gallo facturó, según su balance 2016, en torno a 105 millones de euros y repartió unos dos millones y medio de beneficios entre los socios. Se trata de una recuperación de negocio producto del mayor consumo que había llevado a especular con que cerca del cuarenta por cieto de las acciones estaban a la venta fruto de un cisma entre la familia socia de la empresa. Los cinco hermanos que participan en el negocio controlan cantidades exactamente iguales. Dos de ellos habían puesto a la venta su participación por unos cien millones de euros, aproximadamente.

Una semolería nueva

Que Pastas Gallo tenga uno de sus principales centros fabriles en El Carpio no solo ha costado dinero privado sino que ha tenido apoyo público. En concreto, de la Junta. La última ampliación costó unos 14 millones de euros de los que 3,5 fueron una ayuda directa de la Administración. La empresa creó una semolería nueva con lo que duplicó su capac idad de molienda a 400 toneladas diarias. Previamente, se realizó una aportación de unos seis millones de euros con el objetivo de mejorar toda la zona de almacenaje. En ese tiempo, las instalaciones de la empresa han cambiado radicalmente. Las cuentas que se hacían en 2011 es que la firma puede producir unas 90.000 toneladas de pasta al año en El Carpio y que la inversión realizada desde el año 1998 es de 68 millones.