Última Hora Una juez ordena exhumar el cadáver de Dalí tras una demanda de paternidad

EDUCACIÓN

La asignatura de Religión gana terreno en las aulas

Profesores de centros públicos y concertados explican cómo vencen los prejuicios y se ganan la confianza de las familias

La profesora de Religión Ana Cabezas con sus alumnos
La profesora de Religión Ana Cabezas con sus alumnos - R. CARMONA

La asignatura de Religión se ha ganado el respeto de padres y profesores, pero no sólo en los centros concertados y privados de ideario católico, donde se da por hecho que es importante, sino también en los públicos.

Ésta es la conclusión que puede extraerse del reportaje realizado por ABC visitando diversos centros de la provincia de Córdoba y recogiendo testimonios de sus protagonistas, los profesores. Este sondeo ha deparado numerosos denominadores comunes y prácticamente todos en positivo, pero los principales tienen que ver con hechos como que los docentes están muy cerca de vencer los «prejuicios» que se han ido multiplicando en los últimos años como consecuencia de los «cambios» en la sociedad.

«Hay mucha gente que confunde catequesis con nuestra asignatura, pero eso es un error, pues en la catequesis se busca vivir la fe y en Religión transmitimos y evaluamos conocimientos». Así de tajante se muestra Pilar Navarro, profesora del colegio Fray Albino, que resume perfectamente el que ha sido, y sigue siendo, uno de sus principales frentes de batalla para explicar el sentido de la materia.

Rafael Carmona, profesor de Vista Alegre y Europa apenas lleva dos años impartiendo Religión. «En mi caso me ha pasado que niños que no estaban en la asignatura se han reenganchado al curso siguiente simplemente porque otros compañeros les decían que era muy divertida y que aprendían mucho», subraya este joven profesor de 29 años.

Carmen Cabezas, maestra en las escuelas de Infantil Parque Fidiana, Miraflores y Aduana, profundiza en la manera de hacer frente a la asignatura. Pone como ejemplo el caso de la historia del Arca de Noé, presente en el Antiguo Testamento, que enseña a sus alumnos de menos de 5 años «a través de los animales, adaptando la historia y cantando». Añade que nutre su asignatura con cuentos que a los niños les encanta escuchar y que ella utiliza para que los alumnos vayan asimilando conceptos.

Métodos de enseñanza

«En clase leemos, vemos películas, hacemos uso de los recursos TIC, cantamos, hacemos manualidades y hasta desarrollamos ejercicios de expresión oral», señala Pilar Navarro. En el capítulo de manualidades apunta a la última de las actividades que están poniendo en marcha tanto en su centro como en otros colegios, que consiste en elaborar manualmente rosarios con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima. «Me niego a que sea una asignatura aburrida», manifiesta.

Rosa Pérez es otra de las maestras consultadas. Ella imparte clases de religión en dos municipios de la provincia, el Nuestra Señora de la Sierra (Cabra) y el Nuestra Señora de la Piedad (Iznájar). Ella introduce otro elemento más, la «participación». Defiende que este concepto ha de estar presente en las clases y que le consta que sus compañeros de Religión lo emplean siempre. «Mis alumnos están contentos, no tengo problemas», declara la docente, que recalca la importancia de hacer uso de «internet y las nuevas tecnologías para ayudar mejor a la comprensión de todo lo que vemos en clase».

Películas, proyección de imágenes y disertaciones en público de sus alumnos, defendiendo temas que han visto en clase. Ésa es la forma que tiene Rosa Pérez de desarrollar la asignatura, siempre bajo la metodología que dictamina cada año la Conferencia Episcopal. Ella apunta además que «no hago exámenes escritos», sino que apuesta por otro tipo de evalución, más interactiva y justa en cualquier caso.

Toda la actualidad en portada

comentarios