Hito urbano con un callejero de Córdoba al principio de la calle Cruz Conde
Hito urbano con un callejero de Córdoba al principio de la calle Cruz Conde - VALERIO MERINO
MEMORIA HISTÓRICA

El Ayuntamiento de Córdoba quiere activar los cambios en el callejero a partir de febrero

El Pleno votará el dictamen de la comisión de Memoria Histórica sin que haya consenso político

CÓRDOBAActualizado:

Recta final para el controvertido debate sobre el cambio delcallejero de Córdoba, del que se han analizado los vestigios franquistas presentes. El Ayuntamiento de Córdoba prevé abordarlo en el Pleno ordinario de febrero (a primeros de mes), en un clima de división del cogobierno PSOE-IU, si bien los socialistas insisten en buscar un consenso.

La comisión municipal de Memoria Histórica, conformada por partidos, colectivos memorialistas, el movimiento ciudadano y un experto (apoyado por un suplente), redactó a mediados de diciembre su dictamen sobre los cambios en el callejero de Córdoba.

Propuso cambiar la denominación de quince vías al considerar que incumplen la legislación en esta materia. El punto de fricción está en eliminar calles con fuerte arraigo en la ciudadanía, como la céntrica José Cruz Conde, la avenida del Conde de Vallellano, Cronista Rey Díaz y plaza de Cañero.

Qué hacer con estas vías objeto de la polémica ha provocado un batalla entre los socios del bipartito. Pero el PSOE la quiere finiquitar ya. El concejal de Presidencia, el socialista Emilio Aumente, anunció ayer que está previsto que el dictamen de la Memoria Histórica vaya al Pleno de febrero.

Nombres populares

Hasta ahora, la posibilidad de un acuerdo entre las fuerzas de izquierdas en torno a José Cruz Conde, Conde de Vallellano o plaza de Cañero se ha antojado imposible. Nada más conocerse la resolución del citado foro, el grupo municipal del PSOE planteó que los cambios del callejero debían salir por unanimidad.

Los socialistas esbozaron, con guiños favorables del PP, la opción de soluciones creativas para las vías cuyo cambio está despertando más controversia, que son las más arraigadas entre la ciudadanía. Por ejemplo, se trataría de que la avenida Conde de Vallellano perdiera el «conde de» y Cruz Conde el José.

La medida consistiría en mantener la toponimia actual, pero desprovista de cualquier elemento que haga pensar que el rótulo es un homenaje o reconocimiento al franquismo. La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, abonó esa posibilidad para lograr el consenso, aunque también dejó claro que Vallellano, Cruz Conde o Cañero no mantendrán su actual denominación.

Procedimiento

IU y Ganemos Córdoba, que sustenta al bipartito desde la oposición, defienden que las conclusiones de la comisión se deben aplicar tal cual. Con especial virulencia contra las soluciones creativas se posicionó el coordinador provincial de IU, portavoz de esta formación en el Consistorio y primer teniente de alcalde, Pedro García.

Llegó a tildarlas de «ridículas». Añadió que, en caso de que no se eliminaran por completo del callejero los nombres de José Cruz Conde, Antonio Cañero o Conde de Vallellano, acudirían a la Junta para que actuara de acuerdo a la ley autonómica en esta materia.

El edil de Presidencia recordó que, tras la aprobación por el Pleno del dictamen, el cambio de calles -las que se decida variar- no será inmediato. En la Gerencia de Urbanismo se tendrá que montar un expediente para cada vía, donde se tendrá que incluir la nueva denominación, que tendrá luego que pasar por su consejo rector. Y posteriormente cada uno de los citados expedientes deberá ser elevado al Pleno.