ADAMUZ

La Botijuela, un banquete para despedir la recogida de la aceituna

La costumbre de los dueños de las fincas de agasajar a sus trabajadores se convierte en fiesta popular

Fiesta de La Botijuela celebrada en Adamuz para echar el cierre a la campaña de la aceituna
Fiesta de La Botijuela celebrada en Adamuz para echar el cierre a la campaña de la aceituna - A. O.

Acaba la temporada de recogida de aceituna en la provincia. Y en el municipio de Adamuz echan el cierre con la tradicional fiesta de La Botijuela. Se hace en cada tajo -cuadrilla de trabajadores que participan en la recogida de aceituna- y además, en su séptima edición, se ha convertido en la fiesta de todos los adamuceños.

La Botijuela es una tradición que se mantiene. En cada finca de olivar, el dueño ofrece un banquete de despedida a la dura temporada de recogida de aceitunas, como agradecimiento al buen trabajo realizado, que sirve además, para crear entrañables lazos laborales y personales entre trabajadores y propietarios.

Esta costumbre fue reconvertida y potenciada por el Ayuntamiento de Adamuz para crear una de las fiestas que se han convertido en seña de identidad del municipio. Ahora, ya con una impronta turística, en torno a la gastronomía, potenciando el aceite de oliva virgen extra; y platos típicos adamuceños, como el Salmorejo adamuceño, la carne de monte o los embutidos elaborados en las tradicionales matanzas, que no faltaron ayer en la fiesta, que se concentró en el parque de la Tremesina.

Y cada año, nuevas acciones para complementar la fiesta, que comenzó con desayuno molinero. Siguió una ruta turística y, a mediodía, llegaron los concursos gastronómicos.

Toda la actualidad en portada

comentarios