AGRICULTURA

La campaña del ajo en Córdoba aumenta la superficie de cultivo en busca de las 30.000 toneladas

La ausencia de enfermedades y la climatología indican que se superará la temporada de 2016

La campaña del ajo en Córdoba aumenta la superficie de cultivo en busca de las 30.000 toneladas

El optimismo impera en el sector del ajo de cara a la próxima campaña de recolección. El presidente nacional de la Sectorial de Ajos de la Asociación Jóvenes Agricultores (Asaja) de Córdoba, Miguel del Pino, señala que son varios los factores para pensar que la cosecha que se avecina (para mediados de mayo, en función de la climatología) superará a la de la campaña pasada, «que ya fue muy buena».

Uno de ellos es el aumento de la superficie destinada al cultivo, que aumenta un 5 por ciento con respecto a la de la temporada pasada. En total, este año se han sembrado más de 260.000 hectáreas, principalmente en explotaciones de Montalbán y Santaella, los principales productores de ajo de Córdoba y Andalucía.

El otro motivo para el optimismo es la ausencia de enfermedades en el cultivo, que se está desarrollando bien, con un buen calibre, y al que está acompañando la meteorología.

Precios

De seguir acompañando el buen tiempo, el sector del ajo espera superar las 30.000 toneladas del año pasado. Actualmente, el 80 por ciento de la superficie cultivada se ha sembrado de ajo temprano y el resto de rojo (15%) y nacional.

La campaña en la provincia, según datos del sector, genera entre trabajos directos e indirectos 500.000 jornales anuales. La mayoría se centran en la campaña de recolección, aunque también hay que tener en cuenta la de la siembra previa y la de clasificación y manipulación en las industrias agroalimentarias tras su recogida.

En cuanto al valor que alcanzarán los primeros ajos en el mercado, Del Pino indicó que sigue siendo una incertidumbre y que todo dependerá de los resultados de la campaña china, principal competencia y amenaza del ajo español.

El responsable de la Sectorial de Ajos de Asaja apuntó que hasta julio no empezará a entrar en Europa el ajo chino y, si el tiempo acompaña, «habremos acabado la recolección para junio y tendremos un mes para colocar en el mercado los nuestros».

Ventas a pie de campo

Del Pino apuntó a otro factor que hace llamar al optimismo pese a la incertidumbre de cómo será este año la producción ajera del gigante asiático. Indicó que el mercado español y mundial «está en las últimas, se va quedar desabastecido a la espera de los primeros ajos de temporada». Esto hará que las operaciones comerciales se cierren incluso antes de que acabe la campaña, como ya ocurrió el año pasado con la visita a pie de cultivo de agentes comerciales de Brasil para cerrar la compra del cultivo.

En esta conyuntura, el sector espera que los ajos arranquen la campaña con un precio que ronde los 2,5 euros el kilo, «aunque con menos también se estaría en ganancia y sería rentable», señaló del Pino.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios