Rafaela Crespín, durante un acto en su etapa como delegada del Gobierno, cargo que acaba de dejar
Rafaela Crespín, durante un acto en su etapa como delegada del Gobierno, cargo que acaba de dejar - V. MERINO
CESE

Los casos de Málaga y Sevilla chocan con el adiós de Crespín al puesto de delegada de la Junta en Córdoba

En esos dos territorios, el máximo responsable del Ejecutivo autonómico tiene cargo en el PSOE provincial

CÓRDOBAActualizado:

La determinación de la hasta ayer delegada del Gobierno, Rafaela Crespín, de dedicarse en cuerpo y alma al nuevo cargo ejecutivo que tiene en la dirección PSOE cordobés (responsable de Organización, lo que supone que es su «número dos») casa mal con algunas de las prácticas que los socialistas toleran en provincias donde la presencia del partido es muy relevante.

En concreto, Sevilla y Málaga, que tienen muchos más militantes, cuentan con delegados del Gobierno de la Junta que son a la vez cargos orgánicos ejecutivos -no vocales ni miembros natos-. Y tan ricamente.

En Sevilla, Esther Gil es delegada del Gobierno de la Junta -a pesar de que el Gobierno andaluz está en Sevilla tiene delegación territorial- y además es secretaria de política municipal del PSOE de la provincia de Sevilla, el partido que domina el panorama electoral en la zona.

En el caso de Málaga (donde el PP gobierna la capital y la Diputación), no hay pérdida posible. El delegado del Gobierno de la Junta es José Luis Ruiz Espejo y el secretario general del PSOE es José Luis Ruiz Espejo. En resumen, que son la misma persona.

Por su parte, Crespín siguió ayer con la versión oficial de su adiós. Su cese se oficializó ayer y manifestó que su objetivo ahora es «trabajar para que los militantes estén orgullosos del carné del PSOE».

En declaraciones a Efe, Crespín, que reconoció la sorpresa que ha supuesto su cese para los trabajadores de la Delegación y para algunos compañeros de su partido, recordó que «siempre» ha sido «respetuosa y comprometida» con su partido y «no lo voy a dejar de ser ahora».

Explicó que el lunes manifestó a la Ejecutiva socialista su intención deponer a disposición del partido su cargopara dedicarse a la labor orgánicaante los próximos procesos electorales.