La conferencia del coronel Emilio Sánchez de Rojas
La conferencia del coronel Emilio Sánchez de Rojas - ROLDÁN SERRANO
TERRORISMO YIHADISTA

Córdoba, en el punto de mira del salafismo

Un experto asegura que «es poco probable» un ataque en la ciudad pero «no se puede descartar del todo»

CÓRDOBAActualizado:

Que Córdoba fue una referencia mundial del mundo islámico en la época del Califato es una realidad histórica; que hoy en día está en el punto de mira del terrorismo yihadista se demuestra por las amenazas vertidas a traves de los canales del siglo XXI, las redes sociales. Ahora bien, ¿es un peligro real? La pregunta no es fácil de responder, pero lo intentó ayer el coronel Emilio Sánchez de Rojas, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del Ministerio de Defensa, que pronunció una conferencia sobre terrorismo en el Hotel Tryp.

En su opinión, «en Andalucía hay dos o tres puntos simbólicos» para el salafismo, la corriente integrista del Islam que propugna una vuelta a los orígenes y de la que han surgido movimientos como el wahabismo de Arabia Saudí o el mucho más preocupante terrorismo yihadista del Estado Islámico. Uno de esos puntos, por su relevancia histórica, es Córdoba, lo que puede suponer una amenaza real para la ciudad... o no. El coronel Sánchez de Rojas considera que precisamente el simbolismo de la ciudad debería suponer una salvaguarda ante los ataques terroristas. «Yo opto por pensar que como es una ciudad simbólica», los terroristas islámicos «no van a atacar aquí», declaró en su ponencia. Acto seguido advirtió de que «no se puede descartar del todo» un ataque —toda España está en alerta 4 antiterrorista—, «pero no es probable».

El militar aurguró que el Estado Islámico (o ISIS o Daesh) está a punto de desaparecer como entidad política unida a un territorio, parte de los actuales Siria e Irak. Ése ha sido precisamente uno de sus errores, anclarse al terreno, a diferencia de lo que hizo Al-Qaeda, porque «así se le puede derrotar», dijo el coronel.

Tras la inevitable aniquilación del ISIS como estado —Raqqa, la capital, «puede que tarde más o menos en caer pero lo hará», aseveró—, sus miembros «no van a desaparecer, sino que se van a exfiltrar, a la espera de una oportunidad». Otra de las consecuencias de la campaña militar contra el ISIS será, según los vaticinios del coronel del IEEE, el aumento en el número de acciones armadas en países del entorno como en Egipto en la península del Sinaí, Turquía, Arabia Saudí e Irán, al tiempo que «se activan los grupos afiliados en África». En Europa, donde existen «pequeñas células del ISIS dotadas con algo de organización, van a buscar las portadas de los periódicos» mediante «propaganda», es decir, ataques terroristas.