Top

Gastronomía

Diez establecimientos para deleitarse comiendo en la provincia de Córdoba

Esta selección de bares, restaurantes o cervecerías es una apuesta segura a la hora de sentarse a la mesa

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

La Taberna de Almodóvar

Fachda de la Taberna de Almodóvar- ABC

Dos amplias casas de Almodóvar del Río forman La Taberna (www.latabernadealmodovardelrio.com y teléfono: 957 / 713684). Acogen este establecimiento fraguado sobre la tradición familiar, los sabores auténticos (la comida andaluza de toda la vida) y el binomio calidad/precio. Su plato estrella son las croquetas, probablemente, las mejores. Eso sí, su oferta culinaria es mucho más extensa, en la que destacan el revuelto del cortijo, el entrecot de buey o ellenguado de Sanlúcar.

En cuanto al local (Plaza Cuatro Caminos, s/n), la disposición es muy coqueta. Cuenta con terraza y zona de barra, donde se sirven tapas; un reservado para doce personas, un comedor principal y otro vistoso salón.

Bar Violín de Baena

Imagen de un tartar de atún en el Bar Violín de ABC- ARCHIVO

El Violín (calle Padre Villoslada, 7; ve su perfil de Facebook aquí; y teléfono: 667 /548831) es el fruto nacido esta década de una pareja joven, pero ya con rodaje en Baena. José Ramón comenzó su andadura muy pronto en la Escuela de Hostelería de Córdoba y su dotes culinarias se han desarrollado en negocios como el Restaurante El Alma y en el Hotel Córdoba Center, entre otros. La trayectoria de Macarena, su mujer, formada en la Escuela de Hostelería de Jaén, no se queda atrás.

Su cocina busca agradar desde a los más clásicos hasta a los que se atreven con lo más nuevo. Eso sí, con un toque especial en la forma. Porque en El Violín se puede comer, como en muchos restaurantes de Córdoba, una ración de rabo de toro, pero se encontrará servida en una milhoja acompañada por un queso añejo. O se puede gozar de un capricho de pulpo, convertido en un apetitoso puré con forma de iglú. Cada temporada la oferta se renueva. Además, todas las especialidades se pueden degustar en formato tapa.

Cervecería El Timón de Cabra

El Timón no sólo ofrece buena comida, sino que su local tiene un imagen singular- ABC

El Timón (ve su perfil de Facebook aquí y teléfono: 957 / 52 23 60), afincado en la calle Nicolás Albornoz de Cabra, es un nombre propio de la restauración egabrense. No en vano, lleva abierto desde septiembre de 1973. Si se pasa por este negocio con tanta solera, hay que saber que el plato estrella es el calamar relleno de bacón a la plancha.

No en vano, la plancha es vital entre sus fogones. De ella surgen las sabrosas gambas y el solomillo de cerdo, que se sirve acompañado de sus patatas o ensalada y, o con salsa roja y verde, al roquefort o a la pimienta. También destacan los revueltos, bien servidos, de espárragos, de ajetes, de habas o de setas. También se puede practicar el tapeo en su imponente barra, de casi doce metros de largo.

Esta última es un elemento más de la singular imagen de este establecimiento. Guarda desde principios de los setenta el mismo aire marinero. Los azulejos sevillanos hechos a mano siguen intactos en la barra, al igual que las mesas de madera del principio, las que los egabrenses llaman, no sin guasa, los vagones del tren.

Peña Flamenca La Soleá de Palma

En La Soleá se unen la buena cocina y el arte flamenco- ABC

A principios de los 70, la Peña Flamenca La Soleá (calle Rioseco, 68 y teléfono: 957 / 644921) abría sus puertas con una barra y una pequeña cocina, en lo que antes era una fábrica de botijos típica de Palma del Río. Más de cuatro décadas después, el local es mucho más amplio, con una planta arriba para celebraciones y una comida más elaborada. Lo que no ha variado en todo es tiempo es el arte que se vive entre sus paredes.

La carta se adapta a la temporada. Las sugerencias son: tortilla de espárragos en su época; las alcachofas con jamón; las clásicas migas de Palma o la coliflor con almejas. Eso sí, su fuerte son las carnes ibéricas y el buen jamón. Y en invierno, hay que pedir potajes, cocidos, fabes o habichuelas.

Casa Pedro de Puente Genil

Entre su variada oferta, se incluye la de marisco y pescado- ARCHIVO

Sus más de veinte años de vida son una garantía a la hora de sentarse a la mesa de Casa Pedro (ve su perfil de Facebook aquí y teléfono: 957 / 609446) y disfrutar de una buena comida mediterránea, que es la base de su cocina. En este establecimiento, (situado en la calle Poeta García Lorca, 5 de Puente Genil), la comida entra por los ojos, con una gran variedad de mariscos y pescados expuestos en su vitrina o con los jamones de la Serranía cordobesa colgados tras la barra. El resto de la oferta también es para chuparse los dedos: rabo de toro, alcachofas, bacalao a la riojana… o apetecibles guisos en invierno.

Para tapear o para menús diarios es perfecto el salón que da a la calle Poeta García Lorca, con una larga barra donde comenzar o dejar pasar el tiempo y cómodas mesas de madera. Más allá aguarda un elegante comedor, con una amplia capacidad, donde comer a la carta. A ser posible, no hay que irse sin pobrar sus postres caseros, como el hojaldre de nata y crema o el biscuit de membrillo.

Casa Arriba de Lucena

Imagen de La Casa Arriba de Lucena- ABC

La Casa Arriba (calle Jaime, 11 y teléfono: 957 / 511417 ) hace honor a su nombre y aquí ofrecen comida de la casa. Desde su apertura en 2003 en Lucena, vienen ofreciendo platos de siempre, siguiendo la tradición culinaria de la tierra. Entre las raciones y las medias raciones que ofrecen, no hay que perderse las patatas bravas; el flamenquín casero; la carrillada ibérica en salsa o los bolos lucentinos (una deliciosa versión de las albóndigas).

Si lo que se quiere es tapear, también se puede hacer. En la Casa Arrriba, explican que lo que más les piden, en este caso, es el lomo al ajillo. Pero, también tienen mucho tirón entre sus clientes las tapas de bolitas de alcachofa; las lucentinas de chorizo; setas con jamón; salmorejo y croquetas.

Bodega de Lucman (Vva. de Córdoba)

Fachada de la Bodega de Lucman en Villanueva de Córdoba- ABC

La Bodega de Lucman (ve su perfil de Facebook aquí y teléfono: 957 / 121877) es un restaurante elegante y extenso, con capacidad para 160 personas, que dispone de zona de barra con mesas, salón y zona exterior. Cuidan con enorme mimo todos los detalles.

Este establecimiento, situado en la calle avenida de Cardeña 9, trabaja a la perfección la gastronomía andaluza y local, de calidad. En la Bodega de Lucman, hay que probar, sí o sí, la ensalada de codorniz ahumada rellena de foie, el flamenquín de merluza relleno de gambas y la berenjena gratinada. En relación con los vinos, tratan de ofrecer todas las variedades, que se pueden tomar por copeo.

Su buena fama ha engordado un poquito más este verano al ganar la IX Ruta de la Tapa de Villanueva de Córdoba. Además, en el polígono industrial, tiene abierto La Dehesa de Lucman, un restaurante con amplia terraza y salón para todo tipo de celebraciones.

El Tomate de Bujalance

La familia responsable del Tomate come un flamenquín, una de sus especialidades- ARCHIVO

A este negocio familiar (calle Rector Viejo, 2 y teléfono: 957 / 170262) le avala su larguísima trayectoria. Se abrió en 1958 como la, por entonces, clásica taberna-tienda y en 1986 se transformó en un restaurante. Suferta, de tapas y a la carta, presta atención por la materia prima que viene marcada, por ejemplo, por el hecho de que El Tomate goza de un huerto propio. Si se va a este establecimiento, hay que tomar uno de sus tradicionales flamenquines. No en vano, el primer flamenquín, hoy en día plato emblemático de la gastronomía cordobesa, se degustó en Bujalance, según un estudio de Alejandro Ibáñez, gastroarqueólogo de la UCO.

Además, entre otros platos, hay que destacar sus patatas rellenas de Bujalance; el rabo de toro o las berenjenas con gambas y tomate. Además, son especialistas en arroces caldosos.

Las Camachas de Montilla

Clientes de Las Camachas, durante una comidad- ARCHIVO

Este establecimiento es un nombre propio de la gastronomía cordobesa, en este caso Montilla, que abrió en 1962. De las Camachas (pincha aquí para ver su perfil de Facebook y teléfono: 957 / 650004), se empieza a disfrutar con la vista, pues se trata de un mesón de arquitectura andaluza. Y en la mesa da la oportunidad de gozar de una oferta tradicional, de alta calidad, con pinceladas de cocina moderna. Se puede disfrutar de su propuesta en el formato de tapeo –tiene una zona para ello- o a la carta.

Algunos de los platos con más éxito de Las Camachas, situado en la avenida de Europa, son las alcachofas a la montillana; cardo blanco con almejas y gambas; cordero a la miel de jara; perdiz encebollada a la campiña o rabo de toro. Además, los fines de semana, se puede pedir también pescado y marisco procedente del litoral malagueño.

El Balcón del Adarve de Priego

La carne es una de las especialidades del Balcón del Adarve- ABC

El Balcón del Adarve (pincha aquí para ver su web y teléfono: 957 / 547075) es otro de los establecimientos que tiene un renglón propio en la nómina de grandes restaurantes de Córdoba. Partiendo del producto local, realiza una oferta de cocina tradicional. Realiza una apuesta, como destaca el propio restaurante-mesón en su web, por ibéricos, carne del Valle de los Pedroches, carne de caza, pescados frescos y repostería casera. Por ejemplo, la Guía Repsol 2016 incluye esta sugerencia para El Balcón del Adarve: salmorejo, tortillitas de rabo de toro y torrijas caseras.

A todo esto hay que unir su carta de vinos. Fuera de la mesa, también da brillo propio a este negocio de restauración su privilegiado emplazamiento: en un mirador con vistas a la vega del Río Salado, sobre la antigua muralla de Priego de Córdoba.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios