Rocío Cobos ha superado su enfermedad renal tras un trasplante y hasta ha podido ser madre
Rocío Cobos ha superado su enfermedad renal tras un trasplante y hasta ha podido ser madre - Valerio Merino
Salud

La enfermedad renal afecta a unas 80.000 personas en la provincia de Córdoba

El Reina Sofía fusiona el Día del Riñón con el de la Mujer para lanzar el mensaje de que en ellas tiene una incidencia especial

CórdobaActualizado:

El Hospital Reina Sofía va a fusionar el Día Internacional de la Mujer con el Día del Riñón centrando su atención en los efectos de este tipo de enfermedad en la población femenina, que, por su partuclares características fisiológicas, deberían, incluso, contar con una atención mayor.

«La enfermedad renal es especial en la mujer», ha determinado claramente el doctor Pedro Aljama, director de la Unidad de Gestión Clínica de Nefrología en el centro hospitalario cordobés, quien ha advertido que puede ser más común en pacientes con enfermedades de tipo autoinmune, como el lupus, o afectadas de artritis reumatoide.

Pero quizá el dato que menos se conoce es que la enfermedad renal afecta al embarazo y viceversa. Es decir, una mujer embarazada corre el riesgo de que su enfermedad renal empeore, al tiempo que una enferma tiene más dificultades y riesgo para un embarazo.

Ejemplo de superación

No obstante, la cordobesa Rocío Cobos es el ejemplo de que esas dificultades pueden superarse con los cuidados y el tratamiento adecuados. Desde los tres meses le detectaron la enfermedad y se pasó seis años yendo a diálisis durante tres y cuatro horas cada dos días. Finalmente en 2005 pudo trasplantarse y «desde entonces, no he vuelto a meterme en el hospital». No sólo eso, sino que una década después es madre de dos mellizos que ahora tienen 14 meses.

Por su parte, el doctor Rafael Santamaría, especialista en nefrología, se ha centrado en la necesidad de combatir esta enfermedad «que afecta al 10% de la población» siguiendo las tres reglas básicas: prevención, con hábitos de vida saludable y sin tabaco; diagnóstico precoz, que se puede detectar con una simple muestra de sangre y orina; y el tratamiento, que acaba siempre en un trasplante del órgano.

Entre los perfiles de riesgo están las personas con hipertensión, diabetes, las personas mayores de 55 años o con antecedentes de enfermedad renal, ha añadido Santamaría.

En Córdoba hay unas 80.000 personas afectadas de enfermedad renal, de las que 500 se tratan con diálisis y de ellas un centenar está a la espera de un trasplante en estos momentos. En la actualidad, hay alrededor de 180 mujeres que reciben terapia renal sustitutiva en Córdoba.