Un trabajador mide la temperatura del aceite durante el proceso de elaboración
Un trabajador mide la temperatura del aceite durante el proceso de elaboración - EFE
EXPORTACIONES

La Fiscalía de Córdoba traslada a Almería el caso de la supuesta venta de aceite adulterado a Italia

Según las investigaciones previas, las empresas proveedoras de ambas localidades estarían «conectadas entre sí»

CÓRDOBAActualizado:

La Fiscalía Provincial de Córdoba se ha inhibido en favor de la de Almería en las diligencias de investigación abiertas sobre la exportación de aceite de oliva adulterado, para que pudiera ser vendido como «aceite de oliva virgen extra» en Italia por distintas empresas andaluzas y catalanas.

Según han informado fuentes judiciales, el Ministerio Público, que investigaba a una empresa de un municipio de la provincia cordobesa, ha trasladado las diligencias del caso a Almería, con el objetivo de centralizar la causa en dicha provincia, donde se inició.

En concreto, la Fiscalía solicitó en 2016 la incoación de diligencias previas en la provincia de Almería para el «total esclarecimiento» de un posible delito contra el mercado y los consumidores ante la exportación de dicho aceite de oliva.

La denuncia interpuesta llegó después de que se recibiera una solicitud de cooperación judicial internacional de las autoridades italianas, al comprobar tras varias investigaciones «diferentes episodios de fraude al comercio cometidos en España en productos aceiteros».

Controles

Según la investigación previa, las empresas proveedoras de Córdoba y Almería estarían «conectadas entre sí» al ser la almeriense una posición empresarial de la entidad cordobesa. En su caso, el aceite de oliva proporcionado por proveedores españoles para al menos nueve clientes llegaba en camiones cisterna documentado como «virgen extra» al área portuaria de Salerno, donde era sometido a controles analíticos.

En este sentido, seis de las tomas realizadas dieron resultados «irregulares» con respecto a los requisitos organolépticos previstos para la categoría de aceite declarado; mientras que en otras cinco ocasiones, las pruebas analíticas señalaron casos «anómalos» que hacían sospechar «del uso de tratamientos técnicos no permitidos como la desodorización».

Para la autoridad italiana, al menos estas dos empresas supuestamente «involucradas en el engaño» consistente en desodorizar aceite tramitado como virgen extra «forman parte de la misma matriz empresarial legalmente representadas por el mismo sujeto», con lo que ve «evidente el intento del proveedor español de querer dispersar» los efectos de las primeras muestras analizadas en diferentes envíos.