REPORTAJE

El grito desesperado de una odontóloga de Pozoblanco atrapada por Irma

«Hay que sacarnos de aquí, esto es la guerra», clama una joven cordobesa desde la isla de San Martín

Sara Cerezo en una zona de la ciudad devastada por el fenómeno meteorológico - ABC

Sara Cerezo lanzó en el día de ayer un mensaje a la desesperada en las redes sociales, un mensaje claro y contundente: «Hay que sacarnos de aquí, esto es la guerra». Desde hace dos años esta pozoalbense de 27 años y odontóloga de profesión vive en la isla Saint Martín y desde hace unos días vive inmersa en la pesadilla que se ha desembocado tras el paso del huracán Irma. De esa isla paradisiaca ya queda poco y la situación que se vive en sus calles es de auténtico peligro con «gente desesperada, atacándose los unos a los otros, se oyen disparos frecuentemente», explica con la voz entrecortada en conversación telefónica con este periódico.

Tejados caídos en la calle
Tejados caídos en la calle- ABC

La joven pozoalbense relata que «estábamos preparados, teníamos todo tapiado pero no sabíamos lo que iba a pasar». «Al principio del huracán, a las cinco de la mañana estalló todo, el techo de mi casa se levantó, estuvimos ocho horas luchando contra el agua, los cristales y el viento», explica para proseguir afirmando que «salimos con vida, no sé cómo y creíamos que todo había acabado, pero estaba empezando».

Destrozos de al tormenta
Destrozos de al tormenta- ABC

«La isla está destrozada, el 95 por ciento son escombros, hay muchos muertos, miles y también desaparecidos», relata para después describir una situación de inseguridad que le ha llevado a lanzar ese desgarrador mensaje. «No dormimos, tenemos que proteger nuestras casas haciendo guardia, nosotros hemos hecho una reserva grande de comida pero tenemos miedo, no nos sentimos seguros, esto no es vida, necesitamos salir de aquí porque aquí solo hay miedo, miseria y caos», cuenta.

«No dormimos: tenemos que proteger nuestra casa haciendo guardia»

Sara, que ahora vive en la casa de un amigo que aguantó el paso del huracán, también explica que de momento las autoridades no plantean planes de evacuación en una isla cuyos «aeropuertos y puertos han quedado devastados». Ahora la joven tan sólo quiere dejar su hogar durante los dos últimos años para dejar atrás una insostenible y desoladora situación por lo que está en contacto con la embajada española, pero de momento la respuesta es que se da prioridad a heridos y embarazadas.

Por su parte, el Ayuntamiento de Pozoblanco, tras conocer la situación de Sara, está colaborando al máximo en la medida de sus competencias y posibilidades con la familia de la joven para buscar la mejor solución posible a la complicada situación que está viviendo, según informa en un comunicado.

El alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello, ha contactado con la joven para conocer de primera mano su situación e intentar tranquilizarla. Tras conocer el caso, el regidor mantuvo ayer un encuentro con el padre de la afectada para mostrar su apoyo a la familia e intentar contribuir a la salida de la isla de esta pozoalbense, residente en este enclave del Caribe por motivos profesionales.

Durante la tarde y la noche de ayer, el alcalde trasladó la situación a responsables de los ministerios del Interior y de Asuntos Exteriores, que a su vez han contactado con autoridades francesas y embajadas responsables de la zona afectada tanto para conocer al detalle las gestiones que se están realizando para rescatar a los españoles atrapados en la isla como para demandar que se impulsen acciones urgentes encaminadas a una feliz resolución del problema en el caso particular de Sara Cerezo Miranda.

Toda la actualidad en portada

comentarios