El garaje donde aparecieron los cuerpos de los dos hombres en un vehículo
El garaje donde aparecieron los cuerpos de los dos hombres en un vehículo - EFE
Subbética

Las heridas de las dos víctimas aparecidas en Priego de Córdoba casan con el homicidio y el suicidio

Cobra fuerza la tesis de que uno de los dos miembros de la pareja mató al otro y después se suicidó

CórdobaActualizado:

Los resultados premilinares de la autopsia a los dos cadáveres aparecidos en Priego apuntan en la dirección de que, a falta de que finalicen las pesquisas, en el crimen pasional no tuvieron que ver nada más que los dos fallecidos. La periodista de ABC Cruz Morcillo avanzó ayer en un programa de televisión que los informes forenses señalan que las lesiones que causaron la muerte de los vecinos de Priego de Córdoba y de Lucena son «heridas de arma blanca compatibles con homicidio y suicidio». Cobra fuerza, por tanto, la tesis de que uno de los dos miembros de la pareja mató al otro y después se suicidó.

Mientras tanto, la investigación sobre el caso continuaba ayer. Los investigadores de la Guardia Civil trabajan a fondo para descartar por completo la participación de una tercera persona en el trágico suceso ocurrido el pasado domingo en la localidad cordobesa de Priego, donde fueron hallados los cadáveres de José Luis García y Juan Antonio Ruiz, de 43 y 24 años, respectivamente, acuchillados en el interior de un coche aparcado en un garaje cerrado de un edificio comunitario.

Según el informe preliminar de la autopsia realizado ayer por el Instituto de Medicina Legal, la muerte se produjo en ambos casos por un «shock hemorrágico secundario por heridas de arma blanca». Desangrados. En el interior del vehículo fue encontrado un cuchillo de grandes dimensiones, que se supone es el arma utilizada. Falta por determinar con la autopsia el modo exacto en que se produjeron esas heridas letales. Ninguna de las víctimas tenía antecedentes y sus entornos destacan que se trataba de personas tranquilas y sin aparentes problemas. La tesis de la participación de un tercero tampoco se descarta por completo.